Yacimientos de la provincia de león

Yacimientos de la provincia de león gy Noesre AQKa5pR 03, 2010 64 pagcs YACIMIENTOS PROVINCIA DE LEÓN PREHISTORIA Las primeras evidencias de seres humanos y sus actividades en la provincia de león corresponden con el paleolltico Inferior, sin embargo las informaciones de estos primeros momentos de la prehistoria leonesa son muy complejas ya que las prospecciones arqueológicas han sido muy irregulares y poco uniformes y los estudios de los hallazgos constatados muy escasos.

Así conocemos la existencia de un centenar de estaciones con materiales del Paleolítico Inferior, de estos sólo veintisiete tienen lgún tipo de estudio completo (realizados por P. Castellanos y por F. Miguel Hernández muchos de ellos cuentan con un número desigual de casos el hallazgo aisl Con respecto al pal problemas semejant podemos constatar u PACE 1 ora to View nut*ge en perando en algunos tramos con embargo si n las posiciones geográficas y en el repertorio de hábitats que se muestran como indicio de la complejidad que llegó a alcanzar este periodo en la provincia.

Así, aunque siguen apareciendo industrias en terrenos sedimentarios, relativamente elevados y cercanos a cursos de agua, aparecen ocupaciones en zonas de transito entre la meseta la cordillera («Cueva de La Cantera» y Vidanes) y en la cordillera propiamente dicha (Cistierna), no sólo se ocupan terrenos al aire libre si no que también comienza el hábitat en las cuevas. ?-n el Paleolítico Superior y Epipaleolitico en la provincia de León van a ve Swlpe to vlew next page venir determinados por ser esta una zona de transición entre la Cornisa Cantábrica y la Meseta. Escasos yacimientos pero que nos permiten señalar con cierta seguridad que los mismos grupos humanos recorrían las dos vertientes de la Cordillera, desplazándose a la vertiente sur durante la primavera y hasta l otoño, y moviéndose hacia la vertiente Norte a causa de los rigores climáticos del invierno.

NEOLÍTICO, CALCOL[TICO Y EDAD DE LOS METALES El Neolítico para la provincia de León no presenta apenas evidencias, el fenómeno del Megalitismo es patente en la zona de Babia con varias estructuras tubulares sin embargo en el resto de la provincia no se conoce ningún resto de este tipo, se ha especulado con la posibilidad de que existiesen otro tipo de construcciones funerarias colectivas no dolménicas en los que la madera y el tapial pudieron haber suplido a los bloques pétreos.

De los primeros momentos de la introducción de la metalurgia, durante el Calcolítico, hay un número elevado de yacimientos, mayoritariamente en la Cuenca de Esla y del Cea, aunque apenas se han publicado estudios sobre las excavaciones y hallazgos, podemos determinas que existen dos grandes marcos de referencia – el mundo meseteño y el noroccidental – diferenciados por el tipo de hallazgos metálicos.

La segunda etapa del Calcolítico en la provincia de León resulta desconcertante al hallarse elementos metálicos relacionables con el Campaniforme pero con ausencia de cerámicas adscribibles a él. Se especula, a la espera de nuevos hallazgos y estudios, con que este territorio estuviese bajo la influencia del den espera de nuevos hallazgos y estudios, con que este territorio estuviese bajo la influencia del denominado «Horizonte Montelávaff típico del noroeste de la Península Ibérica y de fuerte influencia atlántica.

La Edad del Bronce Inicial en la provincia está poco estudiada, hasta hace poco la mayoría de los datos que poseíamos eran hallazgos metálicos en la mayoría de los casos descontextualizados, en los últimos años se han realizado algunas excavaciones de urgencia que han aportado datos relevantes ero dado su carácter de «urgencia» su estudio se ha visto restringido por el tiempo y presupuesto.

A parte de los lugares de habitación («Reguero Seco», «Entambrin» o «El Castillo») destacan los hallazgos metálicos que nos hablan de una clara influencia Atlántica extrapeninsular como la «Espada de Sabero» a la que se suman, para dar fuerza a esta teoría la existencia del Idolo de Tabuyo que representa a una figura antropomorfa del tipo Alemtejo portugués con dos armas de clara influencia atlántica, la asociación de armamento e ídolo parece ser una creación propia del norte peninsular y que se xtenderá a otras partes más meridionales.

Otro aspecto destacable es la actividad minera relacionada con la extracción de minerales de cobre, entre los que destaca «La Profunda» cerca de Cármenes, la riqueza mineralógica de este yacimiento era notable y pudo ser un punto de interés para las culturas del bronce atlántico exrapeninsular.

Bronce Pleno parecen enrarecerse los hallazgos metálicos (como en el resto del noroeste) quizás porque los intercambios con las áreas atlánticas extrapenins el resto del noroeste) quizás porque los intercambios con las áreas atlánticas extrapeninsulares se volvieron más intermitentes a que abrieron sus propias explotaciones mineras tanto en las Islas Británicas como en el occidente francés, lo que hizo menos necesarias las materias primas metálicas peninsulares.

La gran manifestacion cultural de este momento es el «Horizonte Cogotas l» al que pertenecen «La Senada» en el Valle de Mansilla, «Las Vegas» en Jabares de los Oteros, Castro de Ardón Durante el Broce Tardio el número de elementos metálicos se multiplica notablemente: brazaletes, cinceles, pulseras, hachas de talón, espadas pistiliformes… La manifestación artística de este periodo (Calcolítico – Edad el Bronce) es el Arte Esquemático, pinturas de o grabados al aire libre que parecen hablarnos de la presencia de santuarios o emplazamientos dedicados a algún tipo de actividad cultual.

En la provincia destacan las representaciones pictóricas de Librán y Sésamo y los garbados de «Peña Burada». • PINTURA RUPESTRE ESQUEMÁTICA: CalcoIítico-Edad del Bronce (3000-800 a. c. ). Librán, en la garganta que forma el río Primout. En las paredes había representadas, entre otras figuras, hasta 32 antropomorfos, zoomorfos (animales), cuadrúpedos bien definidos, ramiformes y pectiniformes (forma de peine), además e un soliforme Muchas han sido objeto de vandalismo!!!! Sésamo (Peña Piñera).

Consta de varios conjuntos pictóricos distribuidos en abrigos rocosos y también de representaciones aisladas entre cada una de las agrupaciones. El color más utilizado también de representaciones aisladas entre cada una de las agrupaciones. El color más utilizado es el ocre, en diversas gamas. Agrupando las figuras por temas, destacan: – Antropomorfos. – Representación esquemática de la figura humana, bien en su totalidad o en partes. Algunos parecen ir armados o con adornos personales. – Zoomorfos. – Cánidos, cápridos, cérvidos.

Figuras geométricas y representaciones no figurativas: idolos, ramiformes (formas vegetales), tectiformes (formas similares a cabañas), puntos y trazos verticales, signos diversos. • PETROGLIFOS: Edad del Bronce Petroglifos de Lucillo: «Peña Burada» La temática de estos petroglifos: cazoletas, círculos concéntricos, laberintos y cruces, los relaciona con la facies de Galicia y Norte de Portugal, que tiene una cronología que parte de finales del Neol[tico, con un desarrollo pleno durante la Edad del Bronce y con perduraciones tardías en la Edad del Hierro.

Lo más sobresaliente son los laberintos, de los que sólo conocíamos seis acimientos y todos ellos en la costa de Galicia. La presencia de estanques, canales y cazoletas o covihas si es indudable en el conjunto de Andiñuela, integrado por tres bloques: el primero con cazolestas y tres cubetas a distintas alturas y conectadas por canaletas. El segundo aparece un sistema más complejo de cazoletas y canales mientras que el tercer bloque muestra un conjunto de figuras antropomórficas o cruces con peana triangular profundamente tallados.

Un referente próximo a petroglifos con coviñas y circulos concéntricos asf como conjuntos de cubetas interconectadas, para alm s OF etroglifos con coviñas y circulos concéntricos así como conjuntos de cubetas interconectadas, para almacenar y conducir algún liquido y con probable uso ritual lo encontramos en Laxe das Rodas en el Chan de Eiroa, en el que encontramos una roca está llena de cóncavos, en serie o en cascada, con cazoletas a pocos metros. En sus proximidades se encuentra el Monte Louro un indicador natural situado en el extremo Norte de la ría de Muros. ?? IDOLOS Idolo de Tabuyo del MonteEl Idolo de Tabuyo del Monte parece representar a un personaje cuyos rasgos faciales y corporales están fuertemente esquematizados y que, desde el punto de vista conográfico, recuerda a los ídolos/placa del mundo megalítico del occidente de la península, también denominados alemtejanos. Este ídolo aparece asociado a un puñal de lengüeta clásico y a una albarda triangular. Otros tres ídolos han sido igualmente asignados al Bronce Antiguo: los de Rodicol, Noceda y Villafranca, mucho más abstractos que los anteriores.

Estos detalles ponen de manifiesto el marcado influjo atlántico del territorio leonés debido, sin duda, a la riqueza cuprífera de la mina la leonesa de La profunda (Cármenes)Actualmente está expuesto en el Museo de León y en su lugar de origen ha sido nstalada una reproducción. ídolo de RodicolEl llamado ídolo de Rodicol, hoy depositado en el Museo Etnográfico de la Diputación de León, se trata de un grabado de la Edad de Bronce sobre un bloque de basalto con forma de falo, por lo que cabe pensar que se trata de una representación dedicada al culto a la fecundidad.

Fue hallado en las prox 6 OF trata de una representación dedicada al culto a la fecundidad. Fue hallado en las proximidades del Santuario de la Virgen de La Seita en Rodicol. ídolo de Noceda: Actualmente en el Museo Arqueológico nacional La Primera Edad del Hierro para la provincia presenta yacimientos el tipo «Soto de Medinilla» que se reparten por las cuencas del Cea, Esla y Órbigo, y sin presencia en las zonas montañosas de León, son asentamientos que se sitúan a lo largo de los márgenes de los ríos o arroyos, en terrenos con altura suficiente para ser un elemento defenslvo, al que se unirán amurallamientos, terraplenes y fosos. ?? Poblado de Villacelama Las excavaciones de Jesús Celis destaparon un poblado con evidencias de amurallamiento de cantos rodados y adobes, y cabañas circulares de adobe • Poblado de Sacaojos — Santiago de la Valduerna Las primeras referencias son del padre Morán en 1925. Recoge la existncia de unos cenizales que contenían huesos, calaveras y detritus vegetales. J. Ma Luengo, en los años cincuenta, lo da a conocer al mundo científico. Lo enclava en las postrimerías de Bronce y primeros de la Edad del Hierro. Hace responsables de su ocupación a los «Orniacos».

Desde esos momentos vienen recogiéndose, de manera esporádica, buen número de materiales que pasan a diferentes colecciones particulares. Algunos de ellos publicados por diferentes autores:lsla (1975), González (1983), Fernández Manzano (1986). Jesús Celis en 1993 investigó la importancia de este castro que staba rodeado por dos perímetros ovales amurallados. En él se apreciaban industrias met estaba rodeado por dos perímetros ovales amurallados. En él se apreciaban industrias metalúrgicas, moldes para fabricar hoces, etc, lo que indudablemente precisaba de un gran aporte de agua.

En una viña cercana al castro se pudo observar restos de alguna condución. Las primeras excavaciones arqueológicas científicas fueron realizadas entre 1971 y 1975 en la parte no alterada del castro sobre una superficie de 100 m2 y potencia media de 2 m por los profesores de la IJniversidad Autónoma de Madrid, M. Pilar Morillo y J. Sánchez Meseguer. Se observaron en la estratigrafía cuatro niveles superpuestos todos con viviendas circulares presentando los niveles inferiores zócalos de piedra mientras que los superiores tenían todo el alzado en adobe.

Merece especial atención las reseñas de los moldes aparecidos, tanto para fundir hoces como de elementos de pasadores de arreos de caballos. Estos estudios, reflejan la importancia que tubo que tener el poblado de Sacaojos durante la Edad del Bronce y la Edad del Hierro, convirtiéndose en un hito historiográfico de la arqueología leonesa, y formando parte de la estructura del poblamiento protohistorico de la Meseta Norte, ue se constituirá como la génesis del poblamiento astur. En la vertiente septentrional se levanta un complejo sistema defensivo compuesto por una cerca de tapial y una empalizada.

No se han obtenido evidencias de ocupaciones porteriores a la cultura del Soto, a excepción de un camino empedrado que se situaría en la zona de acceso al yacimiento desde el lugar donde actualmente se encuentra el pueblo de Santiago de la Valduerna, ant yacimiento desde el lugar donde actualmente se encuentra el pueblo de Santiago de la Valduerna, antecedente directo de la actual carretera La Bañeza-Villalis. Con posterioridad, el oblamiento se trasladó al actual Santiago de la Valduerna, que hasta 1 957 se denominaba Sacaojos, y del que hay referencias escritas desde la época plenomedieval. Elevado número de hallazgos materiales todos depositados en el Museo de León) Los asentamientos de la Segunda Edad del Hierro situados en el OCCIDENTE PROVINCIAL se corresponden con el modelo característico de «castro», situados en emplazamientos fácilmente defendibles y provistos de elementos defensivos, sobretodo murallas de piedra y situados cerca de cursos de agua El Castro de Chano se encuentra en la subcomarca berciana de Fornela, en una zona elevada cercano a la confluencia del arroyo Modiego con el río Cúa.

Está situado en la mitad de una ladera, en una clara situación de dominio estratégico sobre las tierras de pasto y cultivo circundantes. La arqueología nos data la ocupación del yacimiento entre el S. I a. C. y la primera mitad del S. d. C. En las excavaciones arqueológicas, realizadas entre los años 1990 y 1993 por el Servicio Territorial de Arqueología de la Junta de Castilla y León y dirigidas por Jesús Celis Sánchez, se han destapado 16 construcciones de planta circular, entroncando con la cultura castreña del Noroeste. En la construcción de las edificaciones se utilizaron lajas de pizarra obtenidas en el propio entorno.

Algunos de los muros desenterrados aún tenían, sorprendentemente, hasta 4 metros de altura y un espesor de 6 muros desenterrados aún tenían, sorprendentemente, hasta 4 metros de altura y un espesor de 60 cm. En su interior aún se encontraron los vasares, la piedra en la que se apoyaba el pie de sujección de la cubierta de paja y los hogares. Entre los materiales arqueológicos recuperados destacan objetos de adorno personal en bronce (fíbulas, un torque, hebillas, cinturones articulados, enganches, pulseras), atesoramientos onetarios y fundamentalmente restos cerámicos de tipo ind(gena, con total ausencia de producciones romanas.

Son de interés los objetos de hierro: puntas de lanza, regatones, martillos, agujas, hebillas y cuchillos. La situación de este asentamiento castreño hay que relacionarla con el sistema de redistribución de poblaciones estructurado en torno a una región con importantes recursos mineros, especialmente los auríferos, bien representados tanto en la cabecera del río Ibias en Asturias así como en la cabecera del río Ancares. Recientemente, la Junta de Castilla y León, con el apoyo del

Ayuntamiento de Peranzanes, ha desarrollado un programa de puesta en valor y acondicionamiento del asentamiento. Entre estas actuaciones destaca la construcción de varios modelos de cabañas de planta circular, en las que se intenta representar una ambientación de la vida castreña. En su interior se muestra cómo eran las estancias, los enseres y el mobiliario de las gentes que habitaron esta zona, con el intento de acercarnos a su forma de vida, sus costumbres, etc. Estas instalaciones pueden visitarse a lo largo de todo el año, contactando previamente con el Ayuntamiento de Peranzanes (tf