Trabajo Etica word

Hijos de parejas homosexuales El presente trabajo se presenta desde un punto de vista moral. La homosexualidad, según la Real Academia Española es la inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo y la practica de dicha relación. A durante el siglo XX se consideraba que era una enfermedad, un trastorno que podía ser tratado. La psicología, el psicoanálisis y medicina comenzó a estudiarla. En 1974 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría la retiró de la lista de las enfermedades mentales. En la mayoría de los países occidentales se ha desatado una Wp pase endencia creciente de matrimonios OF9 entre personas hom xe aparejada la implem ación reproducción para es álgida, la ciencia y la n miento jurídico trae s variadas formas de que la polémica es an ido incorporando nuevas opciones para hacer realidad una nueva familia con padres del mismo sexo, llamada también «familia homoparental» o «copaternalidad homoparental», en algunos casos. Familia homoparental y copaternalidad La familia homoparental solo está reconocida en algunos países. Se trata de una familia conformada por padres homosexuales y los hijos legalmente reconocidos de esta unión. La copaternalidad surge de dos maneras: 1) Cuando alguno de los miembros de la pareja homosexual tiene hijos, fruto de una relación heterosexual previa. 2) Cuando la pareja homosexual acuerda tener un hijo con otra pareja Swipe to kdevv next page o persona del sexo opuesto, aunque sólo dos de esos padres serán legalmente reconocidos como tales. La adopción La posibilidad de adopción para las parejas homosexuales ha ido abriéndose paso en diferentes países, pero son pocos las naciones que consagran este derecho. La adopción es el acto legal mediante el que se consagra un v[nculo de parentesco entre os personas, en este caso, entre padres e hijos. Si la adopción es plena, tendrá los mismos derechos y deberes de un vínculo natural. Si la adopción es simple, los efectos jurídicos del vínculo son limitados. La inseminación artificial Es un método de reproducción asistida mediante el cual artificialmente (mediante aparatos) se depositan espermatozoides en el útero, cérvix o Trompas de Falopio de una mujer, para inducir la fecundación y el embarazo. El ser nacido a través de este procedimiento será legalmente hijo de esa unión homoparental. La fecundación también puede realizarse «in vitro» ser implantada en la madre. – La donación de óvulos Una pareja de lesbianas puede decidir que una de ellas aporte el óvulo para la fecundación y la otra sea la gestante.

El procedimiento se lleva a cabo realizando una estimulación ovárica de la donante para extraer óvulos que luego serán sometidos a una fecundación in vitro. Después se transfiere el embrión al útero de quien actuará como madre gestante, y ella llevará a término el embarazo. El donante de esperma es anónimo. – Los vientres subrogados Es una opción empleada principalmente por hombres homosexuales. Consiste en propiciar una fecundación in vitro a artir de óvulos de d principalmente por hombres homosexuales.

Consiste en propiciar una fecundación in vitro a partir de óvulos de donantes y espermatozoides del padre o los padres. El embrión resultante debe ser implantado en una madre gestante sustituta, es decir, en una mujer que «alquila» su vientre para llevar a cabo el embarazo. Es un método aprobado en muy pocos países del mundo, debido a fuertes polémicas en torno a las consecuencias éticas y legales que puede generar. 2 A veces se dan casos en los que no hay una igualdad ante la ley, no siempre es tan fácil adquirir cualquiera de estos métodos ya ea porque no esta aprobado o por discriminación. Se puede observar un ejemplo en los anexos, están en un tribunal peleando porque a una pareja del mismo sexo colombiana le han negado dos veces un proceso de adopción. Al hablar de estos niños se ha demostrado que no les afecta crecer con padres del mismo sexo. Con base a documentos y estudios cientiTicos disponibles en el mundo, la región y el pa[s, se establece que no es posible demostrar que los hijos o hijas de parejas del mismo sexo se hayan visto afectados en su bienestar psicológico por la orientación sexual de sus padres.

Los estudios concuerdan en que el ajuste psicológico, emocional y social de los hijos e hijas de familias homoparentales se relaciona con las dinámicas familiares y en particular con la comunicación, el manejo de las normas y los aspectos socioeconómicos, y que la orientación sexual de los padres no aporta al ajuste de los hijos e hijas. Encuentran que éste se relaciona principalmente con la estabilidad d 3 hijas. Encuentran que éste se relaciona principalmente con la estabilidad de la familia y los recursos económicos de la misma.

Igualmente, el apoyo social que tenga la familia es un predictor ás importante de ajuste, de lo que pueden representar otros factores, como por ejemplo la orientación sexual de los padres y la homoparentalidad. En cuanto al caso de niños y niñas que han sido adoptados por familias homoparentales, encontraron que tanto los padres o madres como los niños, reportaron pocos problemas de comportamiento y que no se evidenciaron diferencias significativas en el ajuste conductual de niños preescolares criados por familias homoparentales y heterosexuales.

En este sentido, encuentran que un predictor de problemas de comportamiento externalizantes es el estrés arental sin importar si las familias eran homoparentales o tradicionales. De hecho, se evidencian mejores desempeños en la crianza y en bienestar de las familias en parejas homoparentales que en las familias de padres de sexo opuesto. Respecto de la orientación e identidad sexual, se muestra que el porcentaje de niños y niñas homosexuales es similar en familias de padres con el mismo y con diferente sexo.

Por otra parte indican que en el caso de las mujeres esbianas los hogares muestran un mayor grado de cohesión. El estudio de Farr et al. concluyó que los niños y las niñas en etapa pre- scolar mostraban características típicas de su género y que esto no dependía de si se trataba de una familia homoparental o heterosexual. Esto se comprobó al tomar datos de observación de los juegos de las niñas y niños de los juegos de las niñas y niños de dichas familias, así como del uso de prendas de vestir propias de su género.

Respecto de las competencias sociales, los estudios demuestran que el pertenecer a una familia homoparental no afecta de manera diferencial las competencias para desarrollar relaciones de amistad y el ajuste social en general. Así por ejemplo, indican ue los niños hasta los 10 años tienen niveles adecuados de competencia social y poseen una buena relación con pares, de acuerdo con el reporte de padres, maestros y de ellos mismos. En estos estudios se evidencia que los niños y niñas pertenecientes a familias homoparentales tienen redes sociales activas y reportan amistades tanto cercanas como duraderas en el tiempo.

Adicionalmente, no sólo reportan tener una gran cantidad de amigos, sino también alta calidad en las relaciones de amistad. En adolescentes estadounidenses hijos e hijas de parejas lesbianas, se encuentra que no hay diferencias en el comportamiento ajuste social en comparación con familias de padres heterosexuales, como tampoco se aprecian efectos negativos en la calidad, cantidad y mantenimiento de las relaciones. Respecto del matoneo, existe evidencia contradictoria.

Algunos estudios han sugerido un mayor Indice de matoneo en niñas y niños de edad escolar que poseen padres, mientras que otros estudios no encuentran estas diferencias. En España, reporta que en más de un 90% de los casos, el modelo familiar homoparental genera curiosidad en los otros niños y niñas. Un 53,2% de las familia 5 familiar homoparental genera curiosidad en los otros niños niñas. Un 53,2% de las familias reportan que sus hijos han recibido comentarios halagadores o de apoyo respecto a su modelo familiar por parte de otros niños y niñas.

Sólo un 7% de estos niños y niñas reportaron haber experimentado insultos o agresiones frecuentes relacionadas con su modelo de familia. En cuanto al ajuste psicológico existe evidencia acumulada durante la última década de investigación de que los hijos de parejas homoparentales muestran mayor resiliencia en lo que respecta a la salud sexual, psicológica y social a pesar de las dificultades que puedan experimentar las familias. Adicionalmente se encontró que los riesgos presentes se relacionan con el estigma y discriminación a la que algunas familias son sometidas, más que con la orientación sexual de los padres.

Se encuentra que las hijas e hijos de mujeres lesbianas empiezan ligeramente más tarde su sexualidad que su contraparte en las familias heterosexuales. En cuanto al abuso de sustancias y problemas de comportamiento, los adolescentes que viven con madres lesbianas muestran frecuencias similares en el consumo de sustancias que las hijas e hijos de parejas heterosexuales. La misma tendencia se reporta para comportamientos delictivos, omportamientos oposicionales y para los problemas de seguimiento de normas.

Respecto al desarrollo cognitivo y la adaptación académica, los estudios disponibles concuerdan en que no existen diferencias entre los hijos e hijas de familias homoparentales y heterosexuales. Igualmente, Rosenfeld (2010)24 muestra que no ha hijas de familias homoparentales y heterosexuales. Igualmente, Rosenfeld (2010)24 muestra que no hay diferencias en la demora en el progreso académico durante la primaria en los hijos e hijas de familias homoparentales. Más aún, se encuentra que tanto hijos como hijas de lesbianas tienen un desempeño académico ás alto que el promedio.

Otros estudios realizados en Canadá muestran que la composición de género de los padres no es un factor significativo en la predicción de graduación del bachillerato, como si lo es la estabilidad de la familia. Esta conclusión cobija los resultados obtenidos desde primer grado hasta la adolescencia. 4 Anexos La carta del Gobierno que pide igualdad para hijos de parejas gais s derechos fundamentales Minjusticia dijo que se han a la igualdad V no discrimin base en criterios discriminatorios e Inaceptables», dijo Reyes.

La afirmación quedó consignada en un concepto enviado a la Corte Constitucional, en medio de la revisión que ese alto tribunal está haciendo de una tutela de una pareja gay. Esta se relaciona con la negativa de tres autoridades de darles el registro civil a dos menores nacidos en el extranjero y que fueron reconocidos en Estados Unidos como hijos de la pareja homosexual de colombianos. Reyes dijo en su concepto que se han vulnerado los derechos fundamentales a la igualdad, el libre desarrollo, la no discriminación, la salud, la educación y la nacionalidad.

La tutela llegó a la Corte Constitucional en octubre del año pasado y es estudiada por la magistrada Gloria Stella Ortiz Delgado. En ella se firma que al menos dos notarías, la Registraduría Nacional y el Consulado de Colombia en Los Ángeles se han negado a darles a los dos niños el registro civil de nacimiento y a reconocerlos como colombianos por ser de la pareja gay. Esto, pese a que la Constitución colombiana prohíbe la discriminación por razones de raza o sexo.

El jefe de la cartera de Justicia invitó a las altas cortes a que «reconozcan y materialicen el compromiso que adquirió la Constitución del 91 con la diversidad sexual y de género». En el caso de los dos menores, Reyes afirmó que «la falta de reconocimiento de la paternidad biológica de los señores ccionantes, mediante la no inscripción del registro civil, se traduce en un déficit de protección de los dos menores, que no les permite el goce efectivo de sus derechos y que carece de cualquier justific 8 dos menores, que no les permite el goce efectivo de sus derechos y que carece de cualquier justificación».

Reyes se opuso al argumento de la Registraduría, que les negó el documento «sosteniendo que en la legislación colombiana aún no se ha aprobado el matrimonio de parejas del mismo sexo, y tampoco se les autoriza la adopción». Según el Ministro, la Registraduría se excede «al asumir funciones e consultor jurídico».

Dice que este no es un caso de adopción, pues «tal y como lo establecen las autoridades estadounidenses, los padres de los dos menores son los dos hombres que interponen la tutela, y no corresponde a una autoridad hacer lecturas sesgadas de la realidad cuando debe limitarse a realizar un registro de acuerdo con los documentos que le aporten los padres del menor nacido en el extranjero». Reyes afirma también que, «en Colombia, los hijos de padres colombianos tienen derecho a la nacionalidad, siempre que se domicilien aquí o se registren en la oficina consular». g