Trabajo de pedagogia-infancia y poder

Trabajo de pedagogia-infancia y poder gy lidiarosana ACKabpR 03, 2010 7 pagos INFANCIA-S-ESCUELA-PEDAGOGIA PUNTO NO 2: Usted participa de un foro virtual en el que la frase disparadora es: «Los niños son ante todo y naturalmente alumnos y por eso no pueden prescindir de algo que es inherente a su ser: la educación. Como un árbol que no se riega perece así un niño que no se educa no crece. Escriba una intervención en dicho foro, en la que analice la construcción histórica de este discurso, que ideas abonaron su producción desde los análisis que realiza Mariano Narodowski en los primeros capítulos de su libro «Infancia y Poder’. Recupere para esto el papel que el autor otorga a las obras de Comenio y Rousseau en la construcción de la infancia moderna, la pedagogía como disciplina y la relacion entre ambas. or7 En relación a esta afi ac! para repensar alguno e los dicho discurso.

En es los mismos desde un ecer una invitación se sustentan en rtinente abordar a ermita dar cuenta de los discursos y prácticas que han configurado su invención. A mi parecer, en el supuesto de que el niño es naturalmente alumno, y por tal, le es imprescindible la educación, subyace una de las ideas del discurso pedagógico moderno; en la cual sólo mporta el niño en tanto alumno; naturalizando a la infancia hasta tal punto, que se nos torne difícil poder llegar a pensar a la misma por fuera del contexto escolar. or tal to nex: page tal motivo, propongo comenzar a analizar estas cuestiones, desde una mirada que desnaturalicé, y de cuenta de los diferentes elementos que se fueron articulando a lo largo del tiempo para que hoy en día, la mayor parte de nuestra sociedad posea una concepción ahistórica de la infancia.

Sugiero otorgarle importancia a obras como las escritas por Jacques Rousseau y Joan Amos Comenio, debido a que en las ismas se puede dar cuenta de algunos elementos que han dado sentido a la configuración del discurso pedagógico moderno, el cual nos permite pensar a la educación y a la infancia de una determinada manera. En este sentido, una de las categorías que se puede percibir en la afirmaclón que estoy analizando, es la de educabilidad del niño, es decir, en su capacidad natural de ser formado, la cual se puede advertir en la obra de Rousseau: «Emilio».

A partir del reconocimiento de esta capacidad, se puede decir que se formula la posibilidad de la aplicación de la acción educativa sobre los infantes. Lo cual no es un dato menor, debido a que, va a permitir la intervención de la pedagogía, como la disciplina capaz de realizar una analítica de la infancia en situación escolar; proporcionando su participación en la formación de las personas, a partir de discursos que explican y normatizan la producción de saberes dentro del contexto escolar.

En este sentido, y para profundizar este análisis, también se puede recurrir a la obra de Comenius la «Didáctica de Magna», en la misma, el interés por encontrar el recurrir a la obra de Comenius la «Didáctica de Magna», en la misma, el interés por encontrar el orden en todas las cosas, rienta uno de los dispositivos fundamentales del pensamiento pedagógico moderno, la gradualidad.

A partir de la misma, que es una operación que va de lo simple a lo complejo, para el ordenamiento de las cosas, que constituye formas de enseñar y modalidades de ubicación; se puede inferir que el infante en tanto ser inacabado, carente (particularidades que se le atribuyen en la obra de Rousseau) es punto de partida para la educación, y a través de la misma, el logro de su completud.

Mediante estos planteos, se podría decir que para Comenio existe un orden natural y racional del que se supone la gradualidad, na secuencia que va de lo simple a lo complejo y la idea de falta o carencia justifica que la infancia sea el punto de partida en el recorrido hacia la completud deseada. A través de este planteo y relacionado con el concepto de educabilidad de Rousseau, se puede inferir que la educación se hace cargo de la tarea de llevar al sujeto (infante) a la completud, es decir, a conformarse como un hombre moderno, racional, autónomo, etc. mediante la tutoria de la pedagogía. En este sentido, es que a mí entender, la afirmación que analizo, presenta caracteristlcas particulares de cómo pensar al niño a la educación, que responden a un discurso que orienta y plantea una manera especifica de comprender y analizar dichas cuestiones. No es casualidad que la persona que realiza especifica de comprender y analizar dichas cuestiones. No es casualidad que la persona que realiza la afirmación, exprese: «Como un árbol que no se riega perece así un niño que no se educa no crece. En mi opinión, esto responde al discurso pedagógico moderno, que al construir saberes acerca de la infancia y otorgarle un lugar (ej. la escuela); nos confiere los sentidos y significados con los cuales vamos a comprenderla y analizarla. Sin embargo, y es en este punto en el quiero enfatizar, esta concepción de infancia no es natural o dada, como nos puede suceder con otras elaboraciones culturales, nos resulta tan normal, que no nos detenemos a analizar que deviene de un proceso histórico que la ha ido conformando.

Por lo tanto, en mi opinión, propongo analizar a la infancia como una construcción histórica. por tales motivos, es que invitó a las personas que tengan acceso a este escrito, que puedan emprender la tarea de repensar algunos de los discursos y categorías que utilizan para referirse y darle sentido a temas tan amplios y complejos como los que he xpuesto en este análisis. Siendo conciente de que no es la única manera de analizarlos, les agradecer(a que expresen sus propios aportes u opiniones respecto de estas temáticas y de mis propios planteos.

RELACION EDUCACIOWESCUELA-SOCIEDAD PUNTO NO 1: Durante una discusión acerca de una nueva ley de educación, uno de los congresales que participa en la comisión de educación dice lo siguiente: «debemos salvar a que participa en la comisión de educación dice lo siguiente: «debemos salvar a la escuela publica de los ataques que esta recibiendo ya que es la unica forma que las futuras generaciones e eduquen». sted es un asesor de otro congresal, por ello debe analizar esta afirmación y escribir un texto a modo de respuesta. para ello puede recuperar los argumentos de los textos de Tadeu Da Silva y Pablo Pineau. En respuesta a la afirmación del congresal Perez, puedo argumentar que la manera en la que refiere a la escuela, no es la única, para dar cuenta del contexto de crisis en el que se encuentra.

Por tal motivo, invito al congresal, a pensar la actual crisis del sistema educativo, desde una perspectiva postestructuralista, la cual, mediante un análisis del lenguaje omo constructor de la realidad, y concibiendo al sujeto como producto de la historia que lo ha ido construyendo a lo largo del tiempo; nos ofrece la posibilidad de disponer de herramientas, que permitan pensar de algún otro modo a la escuela, en este sentido, podríamos entender a la misma como el punto culmine de la educación entendida como empresa moderna, es decir, que responde a los ideales del proyecto moderno; y que por tanto, su constitución se corresponde con una serie de rupturas y acomodamientos que se fueron dando en su devenir. Es en esta línea de análisis, que me parece pertinente sugerir al ongresal, el poder reflexionar sobre algunos de los supuestos que subyacen en su afirmación; comenzando por realizarse preguntas co sobre algunos de los supuestos que subyacen en su afirmación; comenzando por realizarse preguntas como: ¿la escuela es el único modo de educarse? ; ¿la escuela siempre estuvo presente para que perdure la existencia de generaciones? , etc.

Emprender la tarea de realizarse preguntas de esta índole, es que, a mi entender, podemos realizar un análisis sobre las prácticas y conceptualizaciones que sustenta la escuela, de modo que, nos permita dar cuenta de las diferentes transformaciones, cambios y ucesos que se dieron a lo largo de su historia, para poder llegar a comprender algunas de las cuestiones y tramas que surgen en el actual contexto educativo. Al mismo tiempo, que podr(amos otorgarle una mirada histórica que nos permita dar cuenta de que la escuela es construcción histórica, y por tanto, devienen de una serie de cambios y transformaciones, que responden a un determinado contexto, En este sentido, es que me parece pertinente comenzar a tener en cuenta a la escuela, no como un fenómeno natural y dado, si no como construcción histórica que se ha constituido dentro e relaciones de poder, las cuales orientaron una determinada manera de actuar, pensar, construir, etc. , lo que consideramos como realidad educativa.

En mi opinión, la escuela se ha perfilado como uno de los medios más eficaces para la educación, la misma será centro de cualquier proyecto que pretenda el cambio social, político, cultural, etc. , de una determinada población. Creo que es por este motivo, que a lo largo de la his cultural, etc. , de una determinada población. Creo que es por este motivo, que a lo largo de la historia, han surgido diferentes prácticas y discursos que han tratado de explicar y estructurar la escuela. A mi entender, la escuela responde a los ideales e ideas del proyecto educacional moderno, el cual porta de sentido y busca la formación de un determinado sujeto para una determinada sociedad.

Es de este modo, que invito al congresal a realizar un constante ejercicio de cuestionar algunos de los dispositivos y discursos con los cuales se ha conformado la escuela, pero esto, no significa tirar todo por la ventana, sino que poder llegar a poner en tela de juicio algunas de las mismas; que a mi consideracion, es una posibilidad que nos permitiría entender de algún otro modo a o que consideramos escuela, para así, poder aproximar a una compresión de la crisis que atraviesa la misma. BIBLIOGRAFIA: C] Narodowski, Mariano. (1994). Infancia y poder. La conformación de la pedagogía moderna. Buenos Aires: Aique. Introducción. Da Silva, Tomaz Tadeo (1995). «El proyecto educacional moderno: ¿Identidad Terminal? Propuesta Educativa NO 13. Pineau, p; Dussel, l; Caruso, M. (2001). La escuela como maquina de educar. Tres escritos sobre el proyecto de la Modernidad. Buenos Aires: Paidós. Capitulo 1: ¿Por qué triunfo la escuela? O la modernidad dijo: «Esto es educación», y la escuela respondió: «Yo me ocupo»