sueño del pañuelo

sueño del pañuelo gy Ximenaasm129 1 $eopa,1R 1 3, 2016 pagcs En la noche del 14 de junio vi en sueños que un grupo de jóvenes rodeaba a la Santísima Virgen y que Ella le daba a cada uno un pañuelo. Luego subieron todos a la azotea y Nuestra Señora les dijo: – «No abran el pañuelo cuando sopla el viento. Y si el viento llega de sorpresa vuélvanse inmediatamente a la derecha, pero nunca hacia la izquierda». Luego cada joven fue extiendo su pañuelo: eran finísimos, bordados de oro y de un enorme precio. En cada pañuelo había este escrito: «Reina la de las Virtudes: La Pureza o Castidad»

De pronto empezó a llegar del lado izquierdo un fuerte ventarrón. Varios jóvenes cerraron inmediatamente sus pañuelos. Otros se volvieron hacia el lado derecho. Pero algunos permanecieron con el pañuelo abierto desplegado, y sin moverse. Enseguida se desencadenó una fuerte tem estad: ra os truenos, lluvia, granizo y nieve. ors Swipe to next page A los jóvenes que pe ar granizo fue rompien cada llenando también de tiempo los pañuelos p elo extendido, el y la nieve fueron huelo, y en poco tropeados y perdieron toda su hermosura. Pregunte a Nuestra Señora qué significaba aquello y me espondió: – «Esos jóvenes son tus discípulos.

El pañuelo es la santa virtud de la pureza o castidad. Los que quedaron con el pañuelo destrozado son los que se expusieron a las tentaciones, a los peligros, a las ocasiones de pecar. Los que doblaron el pañuelo a tiempo y conservaron íntegro y hermoso son los que no se han expuesto a los peligros de pecar y conservan la santa virtud de la pureza. Los que se volvieron a la derecha son los que sí han tenido ocasiones de pecar, y los ha sorprendido la tentación, pero han sabido encomendarse a Nuestro Señor y le an vuelto la espalda al pecado, alejándose de aquello que los invitaba a pecar.

Los de los pañuelos rotos son los que han caído en pecados impuros. Yo estaba muy triste al ver que eran tantos y tantos los que habían quedado con el pañuelo roto y destrozado y pregunté a Nuestra Señora: – «¿Pero por qué no sólo el granizo rompió los pañuelos, sino que también el agua y la nieve los rompieron? «. Y Ella me contestó: «Es que en pureza también las faltas pequeñas manchan el alma y la dejan en muy mal estado». Luego se oyó una voz: «Que se vuelvan a altas pequeñas manchan el alma y la dejan en muy mal estado» Luego se oyó una voz: «Que se vuelvan a la derecha».

Y muchos de los jóvenes que tenían los pañuelos rotos se volvieron hacia la derecha y sus pañuelos quedaron zurcidos y remendados. Pero cada pañuelo quedó mucho más pequeño de lo que era antes y muchísimo menos hermoso de lo que había sido. Daba lástima comparar la fealdad que ahora tenían esos pañuelos con la belleza que antes habían tenido. Pero bueno, ya estaban remendados y ya no estaban rotos. Y me fue dicho que sos son los que han cometido actos impuros y se han confesado y han hecho obras buenas para pagar sus pecados.

Poco a poco van recuperando la hermosura de su alma, pero es difícil que lleguen otra vez a tener la belleza que su espiritu tenía antes de cometer esos pecados impuros. Vi que algunos no quisieron volverse hacia la derecha y su pañuelo fue quedando totalmente destrozado. Son los que quieren seguir en sus pecados de impureza y no se arrepienten ni hacen nada serio por mejorar su mala conducta. Esos pobres van irremediablemente hacia la perdición. 31_1f3