SER SACERDOTE

SER SACERDOTE gy Hcnryy21 16, 2016 | 7 pagos Cómo llegar a ser sacerdote católico Querer ser sacerdote católico es una decisión seria. Si sientes el llamado de Dios y crees que una vida de celibato y devoción a Dios es para ti, quizás estés destinado a tomar esta seria decisión. A continuación, empezaremos a trabajar en tu camino hacia el sewicio al Señor. Método 1 de 3: encamina tu plan Cumple con los requisitos básicos. En la actualidad, para la mayor[a de las denominaciones, el sacerdote debe ser varón y nunca debe haberse casado.

Ha al unas excepciones para ambos requisitos, pe diócesis la creencia r7 to nut*ge de ser de género ma lin No hay problema sie s viud Sin embargo, debes Son pocos los casos saria. hacia el sacerdocio. asar. un hombre que ya está casado haya logrado convertirse en un sacerdote. Se trata de una especie de “derechos adquiridos” que puede suceder, pero por lo general no es así. La iglesia todavía niega la opción de que hombres abiertamente homosexuales sean sacerdotes, activos o no. 2. Involúcrate en tu parroquia. Antes de siquiera pensar en ir a la universidad o al seminario, es una buena idea empezar a ayudar en tu parroquia.

Los que quieren ser sacerdotes deben ser atólicos practicantes con buena reputación durante, al menos, cinco años, y participar activamente en su área por dos años. Per Swlpe to vlew nexr page Pero más allá de este requisito, será útil lograr someterte a los procedimientos de la misa, servicios especiales, y actividades al aire libre. Conoce a tu sacerdote favonto. Coméntale sobre tus intereses en unirte al seminario y ffjate si lo puedes ayudar durante los servicios o cuando vaya a visitar a los miembros enfermos de la iglesia o participar en actividades de la zona.

Además de los servicios de altar, ayuda con el canto y la lectura. Conseguir un conocimiento profundo de los libros y de los himnos hará todo mucho más fácil en el futuro. Evalúa tus creencias, ser sacerdote no es una decisión para tomar a la ligera. Es un camino que lleva años para consolidarse y no es para los débiles de corazón o de creencias. Si en realidad te ves haciendo otra cosa, quizás el sacerdocio no sea para ti. Comienza a rezar a Dios para discernir tu situación.

Participa en la misa regularmente, desarrollando una relación con el clero de tu parroquia, para hacerte una idea de lo que estás pensando formar parte. Pide consejo a un director profesional o tutor entro de la iglesia de tu confianza. 4. 4 Considera tus opciones. Además de ser sacerdote, hay otros títulos dentro de la iglesia, puedes buscar mantener contacto con Dios. Además de los diáconos y monjes, considera el sacerdocio misionero. Estos tienden a centrarse en las misiones transculturales donde vivirás entre los pobres y desfavorecidos.

Una vez más, lo mejor es consultar la opinión de un experto en esta categoría. Si estás desfavorecidos. esta categoría. Si estás tan involucrado en tu iglesia como te gustaría estarlo, tendrás un número de personas que te pueden levar por el camino correcto. Haz tu investigación y aprovecha tu diócesis para los contactos posibles. editarMétodo 2 de 3: céntrate en tu educación Ve a la universidad. Para aquellos que cuentan con una licenciatura, el tiempo del seminario se reduce a cuatro años. En total son ocho años, de cualquier manera, la decisión depende de ti.

Si decides ir a una institución de educación superior (pública o privada), lo mejor es conseguir un título en un campo relacionado, como filosofía, teología, o incluso historia. Mientras estás en la universidad, involúcrate en el ministerio en u campus. Aprovecha este tiempo para asistir a retiros, ayudar a otros estudiantes, y comunicarte con tu nueva parroquia o diócesis. Asistir a la universidad no es de ninguna manera una evasión, dado que te va a ofrecerle habilidades para la vida y es una forma muy práctica para dedicarte a su carrera. 2 Postula a un seminario. asa por el proceso de postulación para el seminario a través de tu diócesis o por la orden religiosa. Este proceso generalmente incluye varias preguntas sobre ti y tu deseo de discernir el sacerdocio. Pregunta en tu parroquia cómo empezar. Puedes realizar este paso después de la universidad o la escuela secundaria. Si lo haces después de la universidad, te tomará universidad o la escuela secundaria. Si lo haces después de la universidad, te tomará cerca de cuatro años. Si lo hace después de la escuela, alrededor de ocho. Con el programa de ocho años, tomarás clases al mismo tiempo y alcanzarás un grado similar.

En Europa y América del Norte, en cualquier caso, saldrás en con un grado de Maestría en Divinidad. Cada escuela cuenta con un proceso de postulación diferente. Es posible que necesites cartas de referencia, constancia de articipación en la iglesia, un cierto promedio ponderado global, y una declaración de intereses, para nombrar lo básico. Destaca en la escuela del seminario. En el seminario, tendrás que pasar tus años estudiando filosofía, latín, griego, cantos gregorianos, teología dogmática y moral, exégesis, derecho canónico, e historia de la iglesia, sólo para empezar.

También podrás tomar un año para concentrarte en “el estudio espiritual”, así que no todo el aprendizaje será con libros. También se asiste a retiros, conferencias y talleres según las características habituales de tu formación. Se te guiará sobre la meditación y la soledad y se te dará tiempo suficiente para perfeccionar tus habilidades de hablar en público. editarMétodo 3 de 3: tener éxito después del seminario Consigue un nombramiento de seis meses como diácono. Es como un sacerdocio ligero, o Sacerdocio Lite.

Si has pasado los ocho años de educación / seminario, se te da estos últimos 180 días antes de dar el salto a los privilegios sacerd seminario, se te da estos últimos 180 días antes de dar el salto a los privilegios sacerdotales. Culminalos, y ya casi lo lograrás. Se trata básicamente de un período de prueba. Te permite tener una idea de lo que estás a punto de ser parte. Es el último obstáculo que tienes que superar y sólo aquellos verdaderamente dedicados al sacerdocio lo hacen. Tienes que hacer votos de castidad y fidelidad a Dios en ese momento, para que quede constancia.

Consigue que te ordenen. La “prueba” final sobre si tienes o no una vocación al sacerdocio es el nombramiento del obispo. Si el obispo no te nombra a las Órdenes Sagradas, no tienes una vocación al sacerdocio. Siempre y cuando no le des una razón para no hacerlo, te iré bien. Haz tus votos y listo. El llamado del obispo es definitivo. Si no eres elegido para ser un sacerdote o sales del seminario antes, eres responsable del costo de tu educación en el seminario. Un ex sacerdote candidato puede solicitar una exención de la matrícula en función de su situación financiera.

Debido a los recientes escándalos, la verificación de antecedentes se está haciendo cada vez más estrictas. Se investigarán tus antecedentes penales, con énfasis en la conducta sexual criminal. Consigue una posición como sacerdote en una parroquia específica. Una vez que el obispo te nombre a las Órdenes Sagradas, la diocesis te dará la calificación para empezar. En algunos casos, es posible que se te pida trasladarte. Ellos tratarán de ubicarte tanto como casos, es posible que se te pida trasladarte.

Ellos tratarán de ubicarte tanto como les sea posible. Una vez que haya terminado el proceso, se trata de permanecer célibe y obediente a Dios. Quizá no sea económcamente rentable, pero tu alma será recompensada. Consejos Recuerda las dos promesas de un sacerdote católico: La obediencia y el celibato. (Estas promesas son hechas por sacerdotes diocesanos (secular) a su Obispo. Los sacerdotes religiosos, aquellos que se unen a una orden, hacen votos de bediencia, castidad y pobreza. ) La oracion es absolutamente esencial para el proceso de discernimiento.

La misa diaria y la confesión frecuente, junto con la lectura espiritual y la elección de un santo favorito para ayudarte a lo largo del camino, son muy importantes. Visita www. gopriest. com y pide una copia gratuita del libro del Padre grett A. grannen ” To a Thousand Souls ” (” Salvar miles de almas ” Podría decirse que es uno de los libros más poderosos de discernimiento vocacional diligente también totalmente gratis. Varias cosas tales como el celibato o escándalos de abusos exuales pueden hacerte dudar al discernir de tu llamamiento al sacerdocio.

Entiende que estos temores son compartidos por muchos hombres que ya están en el proceso de formación, y se pueden superar con mucha oración. También entiende que el abuso sexual representa las acciones de ciertos hombres en la Iglesia y que de ningún modo representan a la Iglesia en su conjunto, o a la mayoría de los sacerdotes. Iglesia y que de ningún modo representan a la Iglesia en su Puedes considerar que el Programa de Formación Sacerdotal sea beneficioso. Lo puedes encontrar aqu(. Incluso si no eres católico, quizás pienses ser llamado al sacerdocio.

Es muy común que alguien se dé cuenta de su vocación a la vez que advierten que deben convertirse. Recuerda que inscribirte en el seminario, no es lo mismo que inscribirte en el sacerdocio. Muchas personas se unen al seminario o entran al noviciado de la congregación religiosa y disciernen que no son llamados al sacerdocio. Asi que incluso si no estás totalmente seguro de tu vocación (muy pocas personas realmente lo están), aún puedes postular al seminano o al noviciado. Los términos “llamamiento” y “discernimiento” pueden ser útiles: n “llamamiento”, según la Iglesia, es una vocación.

Cada uno tiene un llamado universal a ser santos, pero cada persona de una manera diferente, los llamamientos incluyen la vida religiosa, el sacerdocio, la vida individual, y el matrimonio. ‘Discernimiento” es el proceso permanente de averiguar la voluntad de Dios a través de la oración y la dirección espiritual. El discernimiento requiere de mucha paciencia. Advertencias Esta es una explicación muy simplificada de cómo ser un sacerdote. La mejor manera de aprender sobre esto es encontrar un sacerdote en el que confíes y hablar con él.