REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA EN SU NOMBRE JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCAN TIC, AGRARIO, TRANSITO, BANCARIO, MARITIMO DEL PRIMER CIRCUIT DEL ESTADO SUCRE. VISTOS SIN INFORME Se inició el presente j da del Tribunal OF8 p c iante demanda recibi Distribuidor en fecha 200504, incoada por el ciudadano ASDRÚBA L JOSE DUARTE, venezolano, mayor de edad, comerciante, titular de la cé dula de Identidad No. 504. 32, con domicilio procesal en la Avenida Gran Mariscal, No. 152, Quinta Tommy, de esta ciudad de Cumaná, asistido por el Abogado en ej ercicio JESUS VELÁSQUEZ, de este domicilio, e inscrito en el Instituto de Previsió n Social del Abogado bajo el No. 98. 711, contra su cónyuge ciudadana LUISA E LENA VEGA, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. 5 22. 431 de este o domicilio conyugal que sostuvieron se estableció en la cal le principal Los Chaimas, casa No. 2, detrás del Liceo Cruz Salmerón Acosta, Municipio Sucre del Estado Sucre, en donde convivieron por muchos años; igualmente alega el actor, que ante s de separarse nacieron varios hijos, todos actualmente mayores de edad y resid enciados fuera del eno familiar. Que su unión conyugal al comienzo fue más o men os armoniosa, pero su cónyuge comenzó a demostrar una conducta extrafia frente a él, poniendo en peligro la estabilidad matrimonial, abandonando sus obligaciones dentro del hogar para con él, llegando a injuriarlo gravemente y ultrajándolo de pal abra delante de terceros.

Que decidió retirarse del hogar para evitar que sus hijos, menores en aquel entonces, presenciaran todos estos hechos y así lograr que su có nyuge retornara a sus obligaciones y depusiera su actitud frente a él, lo cual no sucedió pesar de los esfuerzos que realizó por varios años, razón por la cual se ve forza do a demandar por divorcio a su cónyuge, ciudadana Luisa Elena Vega fundamentand o la acción en las causales segunda y tercera del articulo 185 del Código Civil Venez olano.

DEL PROCEDIMIENTO Admitida la demanda por auto de fecha 18 de Junio de 2004, el Tri bunal ordenó el emplazamiento de la dema efectos de la celebración ón del Fiscal del Ministerio Público en materia de Familia, de conformidad con lo preceptuad o en el Artículo 132 ordinal 20 y 131 del Código de Procedimiento Civil.

Lograda la citación personal de la demandada (folios 1 1 y 12), de I a cual dejó constancia el Alguacil de este Tribunal en diligencia de fecha 1710 04, así como de la notificación del Fiscal el 30092004 (folios 9 y 10), consta a los au tos (folio 13) que al Primer Acto Conciliatorio, solo compareció el demandante, acompañado de dos (02) amigos, su abogado asistente y la Fiscal del Ministerio pú blico; quedando emplazadas las partes para el segundo acto conciliatorio.

En fecha 21022005, siendo la oportunidad para la celebración del Segundo Acto Conciliatorio, solo compareció el accionante acompañado de dos ( 02) amigos, su abogado y asistente y la Fiscal Cuarto del Ministerio Público; insisti endo el actor en la continuación del presente procedimiento, emplazando este Trib unal a las partes para el acto de contestación a la demanda.

Llegado el momento procesal para verificarse el acto de contestac ión a la demanda, sólo compareció el apoderado judicial de la parte actora, dejándos e constancia de la no comparecencia de la parte demandada. Abierto el procedimiento a e ese derecho la parte actora hizo uso d 3 ara la presentación de los Informes, no compareciendo ninguna de las partes y en fecha 220 6. 05 dijo «VISTOS» entrando la causa en el lapso para dictar sentencia.

MOTIVOS PARA DECIDIR Siendo la oportunidad para decidir, este Tribunal lo hace con fund amento a las siguientes motivaciones: Consta al folio (03), copia certificada contentiva del acta de matri monio de los ciudadanos ASDRÚBAL JOSE DUARTE y LUISA ELENA VEGA la cual apreciada por esta Jurisducente en todo el valor probatorio que m erece, al constituir un documento emanado de una autoridad competente, que dem uestra la celebración el matrimonio entre las partes involucradas en este juicio, en fec ha 29 de Enero de 1949 y así se decide.

Ahora bien, el matrimonio impone una conducta especial, adecua da a la naturaleza misma del vínculo contraído, la cual esta ceñida a una serie de obl Igaclones y deberes entre los cónyuges.

Dentro de ese contexto general, exis ten obligaciones recíprocas de respeto a la dignidad, al honor, a la reputación y a la integridad física y moral, que deben imperar en la vida conyugal; cuando se violan e sos deberes, el cónyuge transgresor, incurre en una de las causales establecidas n el artículo 185 del 4DF8 Código Civil, que permiten a interposición de la acció cónyuge abandonó sus obligaciones dentro del hogar, para con él como su esposo, al extremo que no tenían ningún tipo de comunicación personal, ca mbió su conducta hacia él, hasta que llegó a injuriarle gravemente, ultrajándole de p alabras delante de terceros llamándolo «descuidado» y «deshonesto» fundamentand o la acción de divorcio incoada en las causales Segunda y Tercera, del articulo 18 5 ejusdem, es decir, «ABANDONO VOLUNTARIO, y OS EXCESOS , SEVICIA E INJU RIAS GRAVES QUE HAGAN IMPOSIBLE LA VIDA EN COMUN». Señala la doctrina, que el Abandono Voluntario consiste, en el inc umplimiento grave intencional e injustificado, por parte de uno de los cónyuges, de lo s deberes de cohabitación, asistencia, socorro o protección que impone el matr imonio.

En el caso de marras observa quien aquí decide, que en relación a I abandono voluntario, señaló el actor como fundamento de hecho para invoc ar ésta causal de divorcio, que su cónyuge abandonó las obligaciones dentro del ho gar para con él, considerando quién suscribe, que el mismo no Indicó de manera recisa, a cuales de los deberes inherentes al matrimonio fallo su cónyuge, para que s e configurara la causal de abandono voluntario que le imputa, limitándose a indica r de una forma generalizada el abandono ciones conyugales por part 5 e de ésta, siendo al actor fundamentar su pretensión, para determinar si realmente hubo falta grave por parte de la demandada, de los deberes derivados del matrimonio; aunado a ello, del análisis efectuado al testimonio de los ciudadanos HILDA GOITIA RUIZ (folios 24 Y 25) y LUIS ANTONIO RAMÍREZ (folios 26 y 27) se observa, que de ninguna anera manifiestan tener conocimiento de en que consistió el ab andona voluntario por parte de la demanda, formulándosele preguntas en relación a I abandono de los deberes conyugales, de una manera que no condujeron a la espe cificación de los mismos y en razón de ello, no puede apreciar esta Sentenciadora el dicho de estos testigos en lo que respecta a la causal de abandono voluntario y a sí se decide.

Por otra parte, arguye el actor en su escrito libelar, haberse retira do del hogar común, con el fin de lograr que su cónyuge retornara a sus obligaciones, I o cual no sucedió; n criterio de quién decide , tal actitud configura una falta grave a la obligación que tienen los cónyuges de vivir juntos, sí previamente no obtuvo éste la autorización que señala el artículo 138 del Código Civil, pero como esta es una circu nstancia que no fue alegada por la demandada y el Juez sólo puede atenerse a lo a legado y probado en autos, conforme lo establece el artículo 12 del Código de Proce dimiento Civil, no puede esta Sentenciadora declarar la procedencia del divorcio co n fundamento en el ordinal 20 del Artículo 185 vil, es decir, por abandono to en el rdinal 20 del Artículo 185 del Código Civil, es decir, por abandono voluntario por parte del actor e igualmente ni por parte de la demandada, al no encontrarse de manera precisa en el libelo de demanda la referida causal de divo rcio, ni haberse demostrado la falta a los deberes inherentes al matrimonio en qu e la ciudadana LUISA ELENA VEGA incurrió y así se decide.

Demandó el actor igualmente a su cónyuge, por constituir injuria grave en su contra, al ultrajarlo de palabras fuertes a terceros, llamándolo descuidado y deshonesto, fundamentando igualmente su pretensión en el ordinal 30 del Artí ulo 185 ejusdem. Así las cosas, esta Juzgadora le atribuye suficiente valor probatori oa las deposiciones de los ciudadanos HILDA GOITIA RUIZ (folios 24 y 25 LUIS ANTONIO RAMÍREZ (folios 26 y 27) al ser hábiles y contestes y no contradictorios sus dichos, al responder la cuarta pregunta, de la que dejaron en evidencia, que la vida conyugal de las partes en esta causa, se vio afectada por el tr ato ofensivo y vejatorio que la ciudadana LUISA ELENA VEGA le daba a su cónyu ASDRUBAL DUARTE.

En consecuencia, considera quién suscribe, q ue con el testimonio de los testigos promovidos por la parte demandante, a quedado de divorcio con fundame demostrado la procedenci nto en el Ordinal 30 En atención a los motivos de hecho y de derecho antes expuestos , este Juzgado Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, declara: DISUELTO EL MATRIMONIO CIVIL de I ciudadanos ASDRUBALJOSE DUARTE y LUISA ELENA VEGA plena mente identificados en autos, de conformidad con lo establecido en el or dinal 30 del artículo 185 del Código Civil, por injurias graves, cuyo vínculo matrimonial fue contraído por ante la Prefectura Civil de la Parroquia Valentin Valiente, Muni ipio Sucre del Estado Sucre, el día 29 de Enero de 1 949, según acta N002. PUBLIQUESE, REGISTRESE Y DEJESE COPIA CERTIFICADA DE LA PRESENTE DECISIÓN. Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Prime ro de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito Agrario, Bancario y Maríti mo del Primer Circuito de la Circunscripción Judicial del Estado Sucre. En Cumaná , a los Veintinueve (29) días del mes de Septiembre de Dos Mil Cinco (20 05). Años: 1950 de la Independencia y 1460 de la Federación. LA JUEZ TEMP. , Abg. GLORIANA MORENO MORENO LA SECRETARIA 8