PATRON CAPSULAR INTRA-ARTICULAR

PATRON CAPSULAR INTRA-ARTICULAR gy daniigcucllo ctenpanR ‘E, 2016 | 8 pagos PATRONES CAPSULARES Y SUS PATOLOGíAS PATRON CAPSULAR INTRA-ARTICULAR: ADHERENCIA: Son bandas de tejido similar al tejido cicatricial que se forman entre dos superficies dentro del organismo y hacen que éstas se peguen. ETIOLOGÍA: Las enfermedades infecciosas, sean artritis u osteomielitis, van a alterar rápidamente el perfil articular con destrucción y rigidez. Así mismo, la enfermedad inflamatoria crónica es por definición la inflamación de los tejidos articulares, frecuentemente con destruccion articular de los sistemas estabilizadores.

Las de tipo degenera irritación de la sinovi con el tiempo limitar La parálisis es una af org o to View derra CIO del cartílago, e osteofitos, que articulación con pérdida de la función motora, desequilibrio articular, retracción de cápsula y ligamentos en el lado sano y laxitud en el lado paralizado. La falta de fuerzas internas aplicadas sobre las articulaciones negará el estímulo necesario para el desarrollo y mantenimiento de la homeostasis, llevando a la articulación a un estado rigido si no se aplican fuerzas externas compensatorias.

Los tumores que invaden las articulaciones o sobrepasan el ompartimiento óseo destruyen las partes blandas y la posición antiálgica que provocan desencadena rigidez articular. El traumatismo tanto de partes blandas como el osteoarticular tiene dos vertientes. Por un lado la propia lesión, alteracion de la continuidad muscular o fracturas y luxaciones, y por otro la su Swlpe to vlew nexr page subsiguiente inmovilización a que se debe someter el segmento para su cicatrización o la formación del callo óseo. En ambos casos la rigidez está asegurada llegando a ser mixta con mucha frecuencia.

En cualquier caso el resultado final es la restricción en el rango e movimiento de la articulación afectada. Esta restricción puede ser inducida por el dolor, la destrucción articular, la incongruencia articular, o bien por la pérdida de actividad muscular. Sea cual sea el mecanismo originario de la restricción del movimiento, nos llevará a la rigidez. El desconocimiento del origen de la rigidez puede llevar consigo una recurrencia del problema. El conocimiento de las causas y sus cambios histológicos nos permitirá aplicar las técnicas más oportunas obteniendo los mejores resultados.

SÍNTOMAS: En el caso de adherencias en las articulaciones, endones o ligamentos hacen que el movimiento se torne difícil y pueden ser dolorosas a raíz de que el tejido se fibrosa. Estas adherencias limitan la movilidad de la articulación y provocan la deformidad articular, generalmente una contractura en flexión o limitación de la movilidad en algún rango. NOTA: La prevención se basa en minimizar los efectos nocivos de la inmovilización. La biomecánica articular requiere que las articulaciones se mantengan tan móviles como sea posible durante el período de tratamiento.

Las estructuras musculo esqueléticas están a menudo intactas por lo que el programa e tratamiento se centrará en ejercicios para recuperar el rango de movilidad articular y en el uso de yesos o férulas funcionales. Cada vez más se disminuye el tiempo y el grado de in en el uso de yesos o férulas funcionales. Cada vez más se disminuye el tiempo y el grado de inmovilización mediante yeso. Las técnicas fisioterapéuticas aplicadas en casos de rigidez, siempre debemos adaptarlas a cada paciente en particular.

Debemos concienciar al paciente de la importancia del movimiento en su proceso de curación y prevención de la rigidez: la falta de movimiento puede perjudicarle a la larga pero un ovimiento excesivo en tiempo, magnitud y amplitud puede provocar nuevas lesiones de partes blandas. ESGUINCE: Un esguince, torcedura o distensión ligamentosa es una lesión de los ligamentos por distensión, estiramiento exceslvo, torsión o rasgadura, acompañada de hematoma, inflamación y dolor que impide continuar moviendo la parte lesionada.

Se origina al afectarse la región articular por acción mecánica. ETIOLOGÍA: Fundamentalmente, los esguinces se producen al traspasar el límite máximo permitido del movimiento de una articulación. Una vez transgredidos estos umbrales, todas as estructuras sufren daños, ya que su diseño no abarca dimensionas tales. Los mecanismos más habituales de este tipo de lesiones son: Los movimientos bruscos y excesivos, o los gestos descontrolados, cuando en ellos convergen dos factores sinérgicos: ángulos máximos de movimiento, y carga sobre estos.

Si se realiza una acción en ángulos máximos sin una carga significativa, se produce el fenómeno conocido popularmente como torcedura, lesión de menor entidad que el esguince. Sin embargo, si se le añade el componente de la carga, la gravedad se incrementa debido a que las estructuras de sujeción no soportan la fuerza a cont 31_1f8 arga, la gravedad se incrementa debido a que las estructuras de sujeción no soportan la fuerza a contener. Los traumatismos son otra causa común de esguince. Por norma general los impactos y accidentes en artlculaciones provocan este tipo de lesiones.

CLASIFICACIÓN: Según la gravedad de la lesión, coloquialmente se puede referir de “leve” (cuando los ligamentos están simplemente distendidos) a “grave” (cuando los ligamentos están rasgados o se han cortado). Clínicamente, se clasifican en 3 tipos: • Grado l: A veces llamados entorsis, consiste en distensión parcial del ligamento, corresponde a lesiones que no incluyen rotura ni rrancamiento (del ligamento respecto del hueso). En el examen físico, la articulación suele aparecer hinchada y con dolor de intensidad variable, pero pueden efectuarse los movimientos, y estos son normales.

Con tratamiento adecuado, la recuperacion es total y sin secuelas. Es síntoma frecuente de enfermedades genéticas que afectan al tejido conectivo como el Síndrome de Ehlers-Danlos y el Síndrome de Hiperlaxitud artlcular. • Grado II: Se caracterizan por la rotura parcial o total de los ligamentos. Presenta movimientos anormalmente amplios de la articulación, y dolor muy intenso. Generalmente la recuperación s total, aunque requiere de mayores tiempos de tratamiento, pero pueden llegar a dejar secuelas de leves a moderadas. ?? Grado III: Rotura total del ligamento con arrancamiento óseo (tratamiento quirúrgico). La rotura de varios ligamentos puede causar una luxación si se pierde completamente la congruencia artlcular. La radiografia es indispensable para detectar las caracter completamente la congruencia articular. La radiografía es indispensable para detectar las características de la lesión ósea. Casi siempre dejan secuelas de moderadas a graves (dolores persistentes, rigidez, inestabilidad y fragilidad de la artlculación).

SÍNTOMAS: Atendiendo a los grados de gravedad, podemos encontrarnos con el siguiente cuadro sintomatológico que nos indica que se ha producido un esguince: • Dolor. • Edema o inflamación de los tejidos. • Inestabilidad funcional limitada e incluso anulada. • Equimosis o cardenal. NOTA: Una inmovilización prolongada usualmente conlleva la aparición de atrofia muscular (perdida de flexibilidad) y rigidez de la articulación (pérdida de movimiento articular), por lo que se busca retirar la inmovilización lo antes posible.

Los componentes de una rehabilitación efectiva en todas las esiones por esguinces involucran que la región del cuerpo en general y la articulación comprometida en particular deberá ser exigida aumentando gradualmente el rango y la amplitud de movimientos, y de ejercicios que fortalezcan los músculos vecinos2 dependiendo de la tolerancia del paciente al dolor. DESGARROS: El desgarro muscular es la lesión del tejido muscular, que va acompañada de hemorragia provocada por la rotura de los vasos sanguíneos que recorren el músculo afectado, provocando un dolor muy intenso que impide contraerlo.

Sucede por una super elongación (exceder al músculo más allá de su capacidad e estiramiento), por una contracción brusca (veloz), o por realizar un esfuerzo superior a la capacidad biológica de resistencia a la tensión. ETIOLOGÍA: Las causas ge la capacidad biológica de resistencia a la tensión. ETIOLOGÍA: Las causas generales de desgarros musculares agudos o repentinos son contracclones violentas del músculo, o estirones súbitos y bruscos.

Los músculos que han sufrido recientemente lesiones de cualquier tipo, que aún no están curadas del todo, tienen también bastantes posibilidades de sufrir una rotura de fibras. La falta de calentamiento, la prisa por ntrenar sin dejar pasar un tiempo suficiente de recuperación entre una sesión y otra, la fatiga de los musculos ya cansados, el sedentarismo, la desnutrición, la mala circulación y enfermedades como la diabetes pueden ser las causantes de provocar que al intentar hacer un movimiento sufras un desgarro muscular. Esto puede suceder al correr, saltar o patear.

Hay más probabilidades de que se desgarre un músculo en los siguientes casos: El calentamiento es demasiado breve No deja pasar suficiente tiempo de recuperación entre una y otra sesión de entrenamiento Los músculos ya están tensos o rígidos Los músculos están cansados o fatigados Los músculos estén débiles CLASIFICACIÓN: Según la gravedad de la lesión, el desgarro muscular puede clasificarse de la siguiente manera: De primer grado – daños leves de las fibras musculares De segundo grado – rotura parcial de las fibras musculares De tercer grado — rotura total de las fibras musculares SÍNTOMAS.

Un desgarro muscular leve (de primer grado), puede tener la zona sensible y el musculo tens garro leve, quizás pueda continuar con sus activida actividades. Los desgarros musculares más graves (de segundo y tercer grado) causan un dolor considerable. El músculo se siente rígido y se inflama la zona que rodea la lesión. El dolor empeora con el movimiento, por lo que le impedirá continuar con sus actividades. Incluso puede tener algunos moretones alrededor de la zona lesionada.

Un desgarro muscular de tercer grado, el dolor será agudo, tendrá mucha inflamación y perderá la funcionalidad muscular. Si el desgarro muscular es considerable, pudiera haber una protuberancia o una desigualdad que antes no estaba presente en la zona lesionada. DESGARRO DE MENISCOS: El desgarro de menisco es una lesión deportiva bastante habitual, sobre todo en los deportes de ontacto, como el fútbol americano y el hockey. Estos desgarros pueden ser de leves a graves, en función del alcance de la lesión, y pueden impedir que la rodilla funcione correctamente.

ETIOLOGÍA: En la adolescencia, los desgarros de menisco suelen ocurnr a consecuencia de lesiones. (Los desgarros de menisco también pueden estar provocados por la degeneración del tejido, pero esto es más propio de la gente mayor, cuyos meniscos se vuelven quebradizos y menos flexibles debido a la edad. ) La gente joven se suele desgarrar el menisco debido a un torcimiento o giro de la rodilla mientras permanece doblada y el ie queda fijo en el suelo.

Entre las posibles causas de este tipo de lesiones se incluyen las siguientes: levantar objetos pesados hacer cambios bruscos y repentinos de direcclón o detenerse súbitamente, lo que ocurre a menudo en deportes como el fútbol, el béisbol, el baloncesto, el teni ocurre a menudo en deportes como el fútbol, el béisbol, el baloncesto, el tenis y el “raquetbol” impacto directo en deportes de contacto, como el fútbol americano, el hockey o el rugby, donde la rodllla puede verse sometida a giros o torcimientos extraños presión excesiva sobre las rodillas durante una caída, como uede ocurrir en deportes como el esquí o el snowboard Los desgarros de menisco suelen ocurrir junto con otras lesiones de rodilla, como las de ligamentos. CLASIFICACION: SÍNTOMAS: Los síntomas de un desgarro de menisco varían en función de la gravedad de la lesión. Cuando una persona sufre un desgarro leve puede no tener más que un ligero dolor e hinchazón en la zona afectada que remite al cabo de dos o tres semanas.

Los desgarros o roturas de menisco moderado o grave pueden cursar con la siguiente serie de s[ntomas: un “chasquido o ruido seco en la rodilla en el momento de la lesión olor en el centro o el lado de la rodilla, sobre todo al torcer la rodilla o al agacharse. Lo más habitual es que este síntoma desaparezca al cabo de un par de semanas, aunque puede ir y venir durante mucho más tiempo si la lesión no recibe tratamiento. hinchazón, rigidez y agarrotamiento de la rodilla, que empeora al cabo de los dos o tres primeros días de sufrir la lesión reducción de la movilidad de la articulación sensación de que la rodilla se va a quedar bloqueada o trabada al intentar flexionarla; es posible que esta no se pueda extender por completo sensación de que la rodilla cede o falla sin previo aviso. 81_1f8