Logias yorkinas y escosesas

Logias yorkinas y escosesas gy cliomartcast 1 110R6pp 16, 2011 2 pagcs FRANCMASONES DURANTE LA REVOLUCION FRANSESA Es imposible aceptar a cualquiera que no pertenezca a la Iglesia de Cristo. Judíos, mahometanos y paganos son excluidos por incrédulos». puede entenderse asi porqué personajes católicos de primera fila, que se situaron en el bando de la contra-revolución en 1789, como Josep de Maistre, se sentían cómodos en los bancos de sus logias.

De Maistre, había sido iniciado en la Logia «Los tres orteros» de Chambery y ocupaba el cargo de Gran Orador, en su famosa «Memoria al Duque de Brunswick», explica cuál debe ser el papel de la masonena en el siglo: «el fin de la masonería es la ciencia del hombre», es decir, «la verdadera religión». De sus tres principales grados el rimero debe dedicarse a perseguir el «bienestar general’ ora cristianas, la unidad Sv. ipe to triunfo de la Iglesia C licai’ la revelación», es deci conjunto de todo est to next page n de las confesiones sto mediante el ar ‘ila revelación de de la metafísica.

El lo que De Maistre llama «catolicismo trascendente». De Maistre -luego crítico implacable de la revolución francesa- consideraba a las logias como un espacio de reflexión e iluminación, para católicos laicos, en donde se estudiaba y practicaba una metafísica inspirada en los textos bíblicos y siempre aceptando la disciplina de la Iglesia Romana. En Europa la masonería no tiene el aspecto de una sociedad conspirativa, sino de un club de pensamiento, en el que, a medida que pasa el tiempo, los no-católicos -hugonotes, protestantes, tc. van teniendo un peso y una influencia crecientes y dentro de la cual coexistían distintas sensibilidades políticas. Hasta ese momento, a ningun francmasón europeo se le había ocurrido actuar como tal en política. Esto Iba a cambiar en los años siguientes y para entender el origen de este cambio hay que tener en cuenta tres factores: 1) el ejemplo de la Orden de los Iluminados de Baviera y de la masonería norteamericana, 2) el cambio cultural que se fue operando en la sociedad francesa a lo largo del siglo XVIII