Linett mujer

Linett mujer gy linettmoralcs Ac•Ka6pp 2010 16 pagcs El desastre educativo mexicano Huelgas, burocracia, un sindicato politizado y sin calidad profesional, escasa inversión, dispendio y alta deserción escolar ante una educación vista como «inútil», son elementos de la catástrofe. 2010-11-06 | Milenio semanal Estudiantes de primaria y secundaria de Morelos tomaron clases extramuros durante tres meses debido al paro magisterial contra la alianza educativa. Foto: Arturo Bermúdez Para nadie es un secreto que la educación en México se encuentra en estado lamentable.

Si la educación es la base del esarrollo de todos los países, no puede esperarse que el nuestro alcance en el corto plazo una eta a de ros eridad. En medio de una guerra contra na crisis que aún no se incompetente, el te analistas y asociacion iBasta de historias! los mismos, de una PACE 1 or 16 s an se litica insensible e nado por periodistas, endientes. El libro na con el pasado y las 12 claves del futuro (México: Debate, 2010) de Andrés Oppenheimer, y el documental iDe panzazo! (2010), de Juan Carlos Rulfo —entre otras iniciativas— tratan del fracaso del sistema educativo en México y de la insuficiente inversion del

Estado en investigación científica y en desarrollo tecnológico, lo que ha impedido, entre otros factores, el arribo de este país a la economía del conocimiento, a la cultura de la innovación y al desarrollo. UNAM: REFORMAS IMPOSIBLES La primera huelga estudiantil en la Universidad Nacio Swlpe to vlew next page Nacional Autónoma de México (UNAM) estalló el 29 de enero de 1987 porque, decía una parte importante de sus estudiantes, la UNAM debía seguir siendo gratuita y no debía ser privatizada. El detonador fueron los nuevos Reglamentos de Pagos, Inscripciones y Exámenes.

El documento «Fortaleza y debilidad de la Universidad Nacional», del entonces rector Jorge Carpizo, proponía el incremento de las cuotas voluntarias a los alumnos y exponía problemas graves como el bajo rendimiento académico, la escasa productividad del personal administrativo, líneas de investigación desvinculadas de los problemas nacionales, falta de planeación y el exceso de burocracia. «En la UNAM», añadía el rector, «conviven áreas, estudiantes y profesores con excelente nivel académico, con áreas, estudiantes, profesores, investigadores y trabajadores que no cumplen con sus funciones».

La huelga terminó el 17 de febrero de 1987 y la UNAM se quedó sin las urgentes reformas. Otra huelga inició el 20 de abril de 1999, y se prolongó durante nueve meses, hasta la intervención de la Policía Federal Preventiva (PPP), que arrestó a más de 600 integrantes del Consejo General de Huelga (CGH) el seis de febrero de 2000. Los estudiantes protestaban contra las modificaciones al Reglamento General de pagos propuesto por el entonces rector Francisco Barnés para actualizar las cuotas de inscripción de 15 y 20 centavos, vigentes desde 1966.

En su «Programa de Desarrollo Institucional 1997-2000», el rector también había propuesto puntos como iniciar la discusión del modelo educativo de la licenciatura; fortalecer la vinculación de la investigación con la 2 OF modelo educativo de la licenciatura; fortalecer la vinculación de la investigación con la docencia; reforzar los mecanismos de vinculación de la Universidad con la sociedad y modificar el Reglamento General de Inscrpclones, en el que se eliminaría el pase automático del bachillerato a la licenciatura y la permanencia indefinida en la institución.

Las reformas estructurales y académicas fueron ignoradas por los studiantes —sobre todo por un sector radicalizado, los llamados «ultras»—y, a pesar de que en las modificaciones al Reglamento de Pagos se aclaraba que los alumnos con menos recursos pagar(an menos, de nuevo una mayoría decidió ir a huelga bajo la acusación de que las autoridades universitarias querían privatizar la educación pública y gratuita, y con ello plegarse a los dictados de la globalización neoliberal.

En su libro, Oppenheimer anota que las principales universidades públicas del mundo, ya sea de países democráticos como Finlandia, Suecia, Corea del Sur o Israel, autoritarios de derecha omo el de Singapur o comunistas como China, son financiadas por el Estado, pero también por las cuotas de los estudiantes y por donaciones e ingresos por la comercialización de patentes.

Debe anotarse que, en el caso de México, es muy posible que la mala percepción generalizada sobre los gobiernos, la opacidad en el gasto de recursos, la falta de transparencia y la corrupción hayan obrado en contra de los intentos de reformar a la UNAM- Durante su gestión, el siguiente rector, Juan Ramón de la Fuente, presumió de haber «posicionado positivamente» a la UNAM en mediciones internacionales, y en su discurso e haber «posicionado positivamente» a la UNAM en mediciones internacionales, y en su discurso de despedida declaró: «Daremos paso a un nuevo ciclo, luminoso, en la vida de la Universidad».

Fue algo que debió haber dicho al comienzo de su gestión. OBSESIÓN POR EL PASADO En medio de la guerra del gobierno de Felipe Calderón contra el crimen organizado, que ha sumido al país en un estado de zozobra y pesimismo, Transparencia Internacional (www. transparency. org) y el Instituto Legatum (wvw. v. li. com) han reprobado a México, que ocupa lugares muy altos en los índices mundiales de corrupción: el sitio 98, de acuerdo on Transparencia, de entre 178 países; y el 53 entre 1 10, según Legatum.

En este contexto, las fastuosas celebraciones oficiales por el Bicentenario de la Independencia costaron 700 millones de pesos, de acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (El Universal, 17-09-2010). Su titular, Alonso Lujambio, anunció que las del Centenario no serán menos espectaculares. A esos 700 millones hay que añadir miles de millones más en remodelaciones, programas de televisión, películas, documentales, libros, folletos, parques y exposiciones, más La Estela de Luz que debió haberse inaugurado en septiembre «Siete fueron los principales gastos del Bicentenario… ?eran todos necesarios? ‘, vivirmexico_com). Además, el gobierno panista se regodea demagógicamente en la versión priista de la historia, y los maestros y estudiantes «de izquierda» velan por la gratuidad de la educación pública y se cierran a la posibilidad de modernizar el sistema educativo con el pretexto de una oprobiosa privatización que nadie ha 40F posibilidad de modernizar el sistema educativo con el pretexto de una oprobiosa privatización que nadie ha propuesto.

En su libro, Oppenheimer escribe que esta obsesión de los a(ses latinoamericanos por el pasado es característica de la región, y que no ha observado el mismo fenómeno en sus viajes a China, India y otras naciones de historia milenaria. Acerca de esa preocupación por la historia se pregunta: «¿Nos ayuda a prepararnos para el futuro? ?O, por el contrario, nos distrae de la tarea cada vez más urgente de prepararnos para competir mejor en la economía del conocimiento del siglo XXI? ‘. El extenso estudio de Oppenheimer expone la investigación que hizo en China, India, Singapur, Finlandia e Israel, entre otros «países de diferentes colores políticos, pero que —cada uno a su anera— han logrado mejorar sus niveles educativos y reducir dramáticamente la pobreza».

El autor también viajó a Perú, Brasil, Argentina, Uruguay, Venezuela, Colombia, Chile y México «para ver qué estamos haciendo —de bueno y de malo— en la región». Sus conclusiones parten de la observación y también de más de 200 entrevistas a Barack Obama, Bill Gates, Joseph Stiglitz (Premio Nobel de Economía 2001) y a numerosos jefes de Estado, ministros, rectores universitarios, científicos, profesores, líderes slndicales, estudlantes y padres de familia.

Una de las conclusiones del libro es que la tarea de mejorar ustancialmente la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación no es algo imposible: «Hay cosas muy concretas, y relativamente fáciles, que se están haciendo en otras partes del mundo, y que podemos emular en s OF fáciles, que se están haciendo en otras partes del mundo, y que podemos emular en nuestros países», como lo que propone el ex presidente costarricense Óscar Arias: «Aumentar el gasto en innovación, cobrarle impuestos a los ricos, graduar profesionales en ingenierías y ciencias exactas, promover la competencia, construir infraestructura y brindar seguridad jurídica a las empresas».

Contra lo que piensan las izquierdas y las derechas tradicionales latinoamericanas, Oppenheimer afirma que «los recursos naturales ya no son los que producen más crecimiento: los pa(ses que más están avanzando en todo el mundo son los que le apostaron a la innovación y producen bienes y servicios de mayor valor agregado». Así, países ricos en materias prmas, como Venezuela y Nigeria, «están entre los que tienen más altas tasas de pobreza», en tanto que «el país con el mayor ingreso per cápita del mundo es el diminuto Liechtenstein». Israel, otro país pequeño y sin recursos naturales, es la nación que mas invierte n investigación, innovación y desarrollo —en el sector civil, no militar— y la segunda en empresas de tecnología. Cada vez que usted compra un pen drive (USB), le genera utilidades a la compañía israelí M-Systems, que inventó ese dispositivo.

Israel tiene tres universidades entre las mejores 200 del mundo, según el ranking publicado por el Suplemento de Educación Superior del diario The Times de Londres. «Con apenas el 0. 2 por ciento de la población mundial», escribe Oppenheimer, «(Israel) tiene 54 por ciento de los campeones mundiales de ajedrez, 32 por ciento de los Premios Nobel de Medicina y 27 por ciento de OF campeones mundiales de ajedrez, 32 por ciento de los Premios Nobel de Medicina y 27 por ciento de los de Física» —tan sólo la Universidad Hebrea de Jerusalén cuenta entre sus graduados a seis premios Nobel. La clave, dlcen profesores, investigadores y hasta rabinos, es que a los estudiantes, desde niños, se les enseña a pensar, analizar y discutir. ¿Y las universidades?

Las principales son estatales, y «en la mayoría de los casos reciben un 65 por ciento de su presupuesto del gobierno, un 12 por ciento de las cuotas que pagan los estudiantes —much(simo menores que en Estados Unidos o Europa pero mayores ue las cuotas simbólicas que cobran algunas universidades públicas latinoamericanas— y el resto de la comercialización de sus patentes y donaciones». La universidad Hebrea de Jerusalén registra 20 patentes al año en Estados Unidos, en tanto que la UNAM apenas logra registrar una. Se trata de países y circunstancias muy diferentes, sí, pero con maneras también muy distintas de afrontar el problema de la educación y el desarrollo.

La primaria Adolfo López Mateos está instalada en un vagón de tren, en la Delegación Álvaro Obregón de la Ciudad de México. Foto: Octavio Hoyos EL LARGO REINADO DE LA MAESTRA El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con un millón 700 mil afiliados, controlado discrecionalmente y de manera vitalicia desde 1989 por La Maestra Elba Esther Gordillo —apoyada por el entonces presidente Carlos Salinas—, «bloquea cualquier intento serio por modernizar el arcaico sistema educativo mexicano», refiere Oppenheimer citando el «Informe de la Competitividad d sistema educativo mexicano», refiere Oppenheimer citando el «Informe de la Competitividad de México 2009», aunque el grupo disidente Coordinadora Nacional de Trabajadores de la

Educación (CNTE) —que controla las secciones de Oaxaca y Michoacán— también pone su parte: se ha opuesto a la Alianza por la Calidad de la Educación acordada en 2008 entre el SNTE y el gobierno federal para crear el examen nacional de ingreso a la Secretaria de Educación Pública (SEP) y eliminar la venta o el traspaso de plazas por herencia. «Por increíble que parezca», dice Oppenheimer, «muchos maestros pueden comprar sus puestos vitalicios por unos 10 mil dólares o heredarlos de sus padres sin tener la menor capacitación para estar al frente de un aula». Además de la precaria capacltación de los maestros para primarla —que no pueden ser despedidos por más malos que sean—, los días de clase deben ser obligatoriamente 200 al año, pero «en muchos estados —como Morelos, Oaxaca y Zacatecas— los días de clase no llegan a 1 60 debido a huelgas, reuniones docentes y ausencias de maestros».

Una nota reciente señala que «los maestros de la sección 22 del SNTE en Oaxaca cobran 475 días, trabajan 200 y arrojan los mayores índices de alumnos de primer año reprobados» («Maestros que ganan más, enseñan peor, La Razón, 25-10-2010). La influyente y poderosa Maestra se niega a dar a conocer el estado financiero del sindicato; a Oppenheimer le prometió que le enviaría el presupuesto anual del organismo pero no cumplió con su palabra. IJn presupuesto que, según funcionarios y académicos también entrevistados, asciende a cuatro mil 700 millones d funcionarios y académicos también entrevistados, asciende a cuatro mil 700 millones de dólares anuales.

En el examen de matemáticas, ciencias y lenguaje que hizo a estudlantes de 15 años de todo el mundo el programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en nglés), de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los estudiantes mexicanos quedaron en los últimos lugares. ¿Los mejores? Los de Corea del Sur, India, Eslovaquia, Estados Unidos y Tailandia. De acuerdo con PISA, «de los dos millones de jóvenes de 15 años que hay en las escuelas de México, los que alcanzan las calificaciones más altas podrían caber en un pequeño auditorio» ¿Ha tenido algún éxito la Alianza por la Educación?

Oppenheimer recuerda que en agosto de 2008 «el gobierno mexicano logró que el sindicato accediera a que por primera vez se hiciera un xamen a 81 mil docentes que se postulaban para ocupar plazas de maestros para ver si tenían la preparación básica necesaria para ser educadores. Los resultados de ese examen causaron consternación en el país: casi 70 por ciento de los egresados de escuelas para docentes no lo aprobaron». El periodista ve en este desastre un rasgo positivo: «En vez de lamentarnos de que tantos maestros reprobaron el examen deberíamos celebrar el hecho de que por primera vez México y otros países latinoamericanos están tomando conciencia de la baja calidad de sus sistemas educativos, y están empezando a hacer algo al respecto»

La Alianza, empero, se encuentra en un limbo politico y legal, de acuerdo con Oppenheimer, pues aunque se consiguió la obligatoriedad un limbo político y legal, de acuerdo con Oppenheimer, pues aunque se consiguió la obligatoriedad del examen para los aspirantes a maestros, «no se ha logrado implementar lo que quizás era la parte más importante del acuerdo: la introducción de un sistema de incentivos materiales para recompensar a los maestros más capaces. El sindicato, aunque había firmado el pacto, estaba arrastrando los pies a la hora de implementarlo» El presidente Calderón, enfrascado en la lucha contra los arcotraficantes, no ha querido, al parecer, presionar a La Maestra —aliada suya en las elecciones de 2006— para que cumpla su parte. No hace falta meter a la cárcel a Gordillo para acabar con la corrupción y el desastre de la educación, le dijo a Oppenheimer el académico de Harvard Lant Pritchett, uno de los autores del Informe del Foro Económico Mundial sobre México. Tras varios viajes a este país, el autor de iBasta de historias! oncluye que «la única vía realista para sacar al país de su mediocridad educativa y económica será una guerra indirecta contra el SNTE mediante n movimiento de la sociedad civil que presione al sindicato a realizar más reformas y a implementarlas. (… ) México necesita un movimiento conjunto de empresarios, medios de prensa, artistas y deportistas —semejante a los de Brasil e Israel— para crear la presión social que lleve al SNTE a hacer más concesiones a fin de mejorar la calidad de la educación». ES UNA LÁSTIMA En la educación secundaria las cosas no marchan mejor. El promedio de estudiantes que la abandonan es de 40 por ciento, según cifras de la SEP. «El primer motivo por el que desertan es que