Libro de estilo del periodista

Libro de estilo del periodista gy gsarquclla ACKa5pR 03, 2010 28 pagos TÍTULO II: GÉNEROS PERIODíSTICOS SECCION I : Normas generales 2. 1. Uso del idioma. El propósito al redactar cualquier noticia es comunicar hechos e ideas a un público heterogéneo. Por tanto, el estilo de redacción debe ser claro, conciso, preciso, fluido y fácilmente comprensible, a fin de captar el interés del lector. . 2. Los periodistas han de escribir con el estilo de los periodistas, no con el de los políticos, los economistas o los abogados. Los periodistas tienen la obligación de comunicar y acer accesible al público en general la información técnica o especializada. La presencia de palabras eruditas no explicadas refleja la incapacidad del redactor para comprender y transmitir una realidad compleja.

El uso de tecnicismos no muestra necesariamente unos vastas conocimientos sino, en muchos to nex: page casos, una tremenda 2. 3. Los periodistas d nombre, sin caer en colectivos. Así, por ej denominado extorsió OF28 en e ufe a las cosas por su ou os por determinados lucionario’ debe ser e de precios’ deberá llamársele subida, y nunca una policía ‘tuvo que’ utilizar medios antidisturbios, sino que, simplemente, los utilizó.

El criterio seguido en tales casos ha sido aceptar las palabras no castellanas impuestas por su uso generalizado, de las cuales gran parte incluso se escriben en redonda (por ejemplo, ‘whisky); las que no tienen una traducción exacta (por ejemplo, ‘strip-tease’, el ‘green’ del golf) y las que, de ser traducidas, perderían parte de sus connotaciones (por ejemplo, ‘ikastola’, ‘geisha’, ‘calçots’). 2. 5. Las palabras no castellanas se escriben en cursiva, salvo las excepciones recogidas en el Libro de estllo, y desde luego, con la acentuación, el género o los plurales que les corresponden en su idioma original. 6. Los términos empleados deben ser comunes, pero no vulgares. Cuando haya que incluir vocablos poco frecuentes —por estar en desuso o por ser excesivamente técnicos—, es preciso explicar al lector su significado. 2. 7. Las frases deben ser cortas, con una extensión máxima aconsejable de 20 palabras. Sujeto, verbo y predicado es regla de oro. No obstante, conviene variar la longitud y estructura de las frases y los párrafos. Es una forma de mantener el interés. Cambiar la forma, el orden y los elementos de las frases resulta más importante incluso que cambiar su longitud.

Repetir la isma estructura es el camino más seguro para aburrir al lector. 2. 8. Es preferible utilizar los verbos en activa y en tiempo presente. Esto acerca la acción al lector. No seria aconsejable esta frase: ‘Felipe González dijo ayer que él seguía siendo el presidente del Gobierno y que fue investido con mayoría absoluta’, si se puede sustituir por esta otra: ‘Felipe González dijo ayer que sigue siendo el presidente del Gobierno y que obtuvo la mayoría absoluta en su investidura’. 2. 9. En las informaciones siempre han de quedar bien claras las circunstancias de tiempo en que se produce la noticia.

Estas ircunstancias deben estar referidas a la fecha de 2 8 circunstancias de tiempo en que se produce la noticia. Estas circunstancias deben estar referidas a la fecha de publicación del periódico. El corresponsal escribirá siempre su texto en el supuesto de que aparecerá al dia siguiente (por tanto, el mañana del cronista ha de transformarse en su información en el hoy del lector); corresponde a los editores modificar estas circunstancias de tiempo cuando la publicación de la noticia haya de ser pospuesta. 2. 10.

Si en una información se hace referencia a un dra anterior, siempre que se trate de la misma semana se preferirá la mención oncreta de ese día (‘el martes pasado’) al uso de un adverbio (‘anteayer). 2. 11. Rigor. La información debe ser exacta. Hay que evitar expresiones como ‘varios’, ‘un grupo’, ‘algunos’, ‘numerosos’… , para sustituirlas por datos concretos. 2. 13. No hay que abusar de frases como ‘declararon a EL PAÍS’, ‘según ha podido saber EL PAÍS’ y otras análogas. Expresiones como éstas deben reservarse para las informaciones de carácter exclusivo o excepcional. 2. 14. Las muletillas como ‘… n declaraciones hechas en exclusiva a EL PAÍS’, u otras análogas, están prohibidas. Tener una informacón en primicia o exclusiva es algo que ha de norgullecer íntimamente al periodista, pero que no debe traspasarse al lector. Ya se encargará él, si así lo considera, de valorar este esfuerzo informativo. 2. 15. Las dificultades que haya tenido el redactor para obtener los datos de su información tampoco interesan, salvo cuando tales trabas son noticia en SI; es decir, cuando añaden información. 2. 16 28 tales trabas son noticia en sí; es decir, cuando añaden información. 2. 16.

El autor de un texto informativo debe permanecer totalmente al margen de lo que cuenta, por lo que no podrá utilizar la primera persona del singular —salvo casos xcepcionales autorizados por el redactor jefe de Edición o quien le sustituya— ni del plural (ni siquiera expresiones como ‘en nuestro país’, puesto que el periódico se lee también fuera de España, o en España por personas extranjeras). El adjetivo posesivo ‘nuestro’ incluye en ese caso al lector y al informador, las dos personas que se comunican, y el lector no tiene por qué ser español (y en algunos casos tampoco el periodista). 2. 17. Edad.

Los años que tenga el protagonista de una noticia, entrevista o reportaje constituyen un dato informativo de primer orden. Por tanto, debe incluirse siempre, a no ser que se trate e una noticia sobre un personaje sobradamente conocido. En ocasiones, además de la edad, son datos relevantes el estado físico o mental del personaje. 2. 18. Hay que evitar expresiones tan desafortunadas (y frecuentes) como ‘una joven de 33 años’. La norma es la slguiente: bebé, menos de un año; niña o niño, de 1 a 12 años; joven y adolescente, de 13 a 18 años; hombre o mujer, más de 18 años; anciana o anciano, más de 65 años.

Este último término, sin embargo, sólo debe emplearse muy excepcionalmente, y más como exponente de decrepitud física que como un estadio de edad. En tales casos, sosláyese con expresiones como ‘un hombre de 65 años’. 2. 19. Vayan entre comas o entre paréntesis, no debe suprimirse la prepos 4 28 ‘un hombre de 65 años’. la preposición de delante del numero con los años de la persona. Ejemplos: ‘Juan López, de 25 años’, o ‘Juan López (de 25 años)’. pero no ‘Juan López, 25 años’ ni ‘Juan López (25 años). 2. 20. Citas.

Jamás ha de escribirse que un personaje ha insinuado algo si no se reproduce a continuación la expresión textual, de modo que el lector pueda corroborar la interpretación del periodista o discrepar de ella. 2. 21. Las citas o reproducciones literales de un texto irán entrecomilladas, no en cursiva. Hay que distinguir entre lo que es una cita textual y lo que es parafrasear un dicho. 2. 22. La cita de una frase escrlta o pronunciada en un idloma distinto al castellano no obliga a escribirla en cursiva; la cursiva se emplea para los neologismos o palabras sueltas no castellanas, pero no para frases enteras.

Se recomienda no abusar de citas en lengua no castellana. Se supone que la persona que escribió o pronunció una frase, si no habla español, lo hizo en su idioma (lo noticiable sería exactamente lo contrario). Este cultismo impediría al lector la comprensión del texto. La norma es igualmente válida, o especialmente válida, en los gritos o lemas, en casos como el de una manifestación. Si aun así se hace una cita en una lengua distinta al castellano —por ejemplo, para aclarar o matizar lo dicho—, entonces se añadirá la traducción entre paréntesis. 2. 23.

Cuando una cita encierra otra, la primera llevará comillas dobles, y la segunda, simples. En el caso de que el principio o el fin s 8 primera llevará comillas dobles, y la segunda, simples. En el caso de que el principio o el final de las dos citas sea el mismo, sólo se sarán las comillas dobles. 2. 24. Es una incorrección sintáctica emplear el que cuando se hace una cita en estilo directo. Ejemplo: Pinochet dijo que ‘yo voy a garantizar el orden’. para expresar las palabras tal como fueron dichas no debe utilizarse el que, y sí los dos puntos y las comillas.

Ejemplo: Pinochet dijo: Yo voy a garantizar el orden’. En cambio, en estilo indirecto sobran estos dos signos ortográficos, y ha de ponerse el que. Ejemplo: ‘Pinochet dijo que él va a garantizar el orden’ (véase el apartado 12. 41 del Manual). 2. 26. Medidas. Las cantidades de peso, longitud, superficie o olumen jamás deben expresarse en cifras inferiores a la unidad, sea cual fuere ésta. Se prefiere escribir ‘nueve milímetros’ a ‘0,9 centímetros’. Otra cosa es que la cantidad contenga una fracción; por ejemplo, ‘1 1 ,200 kilogramos’. Tampoco deben emplearse las abreviaturas.

Lo correcto es escribir ’90 centímetros’ y no ’90 cm’. Las abreviaturas sólo pueden usarse en tablas o cuadros estadísticos. Normas internacionales sobre símbolos: sin punto, mayúsculas y minúsculas, plurales. Iranor. 2. 27. La presentación. Las páginas cuyos textos se vinculen a un solo tema podrán tener una presentación, por encma del titular rincipal. Este párrafo no sustituye a la entrada o lead. Debe centrar el asunto del que se trate y englobar el contenido de todos los artículos de la página o páginas que abarque. 2. 28. La entrada.

La entrada puede tener un 6 8 los artículos de la página o páginas que abarque. 2. 28. La entrada. La entrada puede tener un tratamiento tipográfico distinto al del cuerpo de la información. pnncpalmente en estos dos casos: 1. En negra, cuando se trate de destacar la noticia más importante de cada página (que no tiene que ser necesariamente la que va titulada a un mayor número de columnas). 2. En redonda, para un reportaje o una entrevista. Las entradas que se diferencian tipográficamente deberán escribirse en un solo párrafo, sin puntos y aparte.

En el caso de los reportajes y entrevistas, deben redactarse de forma que la entrada y el cuerpo de la información puedan entenderse independientemente. Así, una confecclón más ágil no interrumpirá o dificultará la lectura normal del texto. 2. 29. Las fichas. Las fichas que preceden a una critica de libros, obras de teatro, películas, exposiciones, conciertos, grabaciones musicales, corridas de toros o encuentros deportivos constituyen atos informativos de suma importancia y normalmente prestan un gran servicio al lector.

Deberán contar siempre con los mismos datos o elementos, y siempre escritos por el mismo orden, según se detalla más adelante. En todos los casos, los datos más importantes irán escritos en negrita. Las fichas deben preceder a la firma del autor de la crítica o cromca. El orden que deben guardar las fichas, según los casos, es el siguiente: 1. Libros: título de la obra, nombre del autor, del traductor si lo hay, de la editorial, de la colección si fuera el caso, ciudad y año de publicación, número de páginas y precio. . e la colección si fuera el caso, ciudad y año de publicación, número de páginas y precio. 2. Obras de teatro: título, nombre del autor, del adaptador si fuera el caso, del director, de los principales actores, del autor de los decorados, del local y ciudad donde se representa y fecha de estreno. Finalmente, el precio de las entradas (la más cara y la más barata). 3. Exposiciones: en este caso, el primer elemento ha de ser el que le dé unidad. Si se trata de las obras de un solo autor, la ficha comenzará con el nombre.

Le seguirá el número de obras presentadas, las caracteristicas técnicas de éstas (óleos, sculturas, etcétera), el nombre y dirección de la galería, así como el de la ciudad. Cuando se trate de una exposición colectiva, se citará en primer lugar el título o motivo de ésta y, a continuación, los nombres de los artistas o su número; si fueran muchos, la cantidad de obras presentadas, sus características técnicas, el nombre y dirección del local, la ciudad y las fechas en que permanecerá abierta.

Igualmente, se incluirá el precio medio de las obras. 4. Conciertos y recitales: también en este caso depende de lo que prime. Si lo importante es el autor, el director o el solista, su ombre figurará en primer lugar, y a continuación, los tltulos de las obras interpretadas (en el caso de la música clásica), nombre de la orquesta o coral, del autor musical y del autor de los arreglos, del director, de los solistas, del local, la ciudad y la fecha.

En el caso de primacía de la orquesta o coral, éste será el primer elemento de la ficha, seguido de los títulos 28 primacía de la orquesta o coral, éste será el primer elemento de la ficha, seguido de los títulos de las obras interpretadas (si se trata de música clásica), nombres de sus respectivos autores, el autor de los arreglos musicales, del director, de los solistas, del local, la ciudad y la fecha. Asimismo, se incluirán el número de asistentes y el precio de las localidades (la más cara y la más barata). . Grabaciones musicales: deben iniciarse con el título del disco o casete, que puede ser el nombre de una orquesta, de un conjunto, de un vocalista o de un musico. A continuación se escribirán los títulos de las obras incluidas, los nombres de sus autores si fueran relevantes, las características técnicas de la grabación (estereofónico, larga duración, sencillo, etcétera), así omo el nombre de la casa registradora, la ciudad y la fecha de edición del disco o casete, así como su precio. . Encuentros deportivos: dada la gran variedad de especialidades deportivas, se empleará una fórmula general cuyo uso concreto variará según el deporte y la importancia del partido; la ficha, si se incluye, debe contener al menos el resultado del encuentro, las alineaciones de los contendientes, el nombre del árbitro o juez, el número de espectadores y, siempre que el dato sea accesible, la recaudaclón en taquilla.

En el caso de que el espectáculo sea elevisado, se añadirá el dinero recibido por este concepto. 7. La lidia: la ficha debe iniciarse con el primer apellido del ganadero o nombre simplificado de la ganadería (Miura, Jaral), en negrita. A continuación, y separados de aq nombre simplificado de la ganadería (Miura, Jaral), en negrita. A continuación, y separados de aquél con una barra, se escribirán los primeros apellidos de los espadas o rejoneadores, también en negrita.

Cuando la corrida se anuncie con toros de seis ganaderías —caso de las corridas-concurso— o con seis espadas, se consignará así: ‘Seis ganaderías/ Seis matadores’ o ‘Concurso/ Seis atadores’. En bloque distinto se describirán las características de los toros, y el resumen técnico de la actuación de cada torero (reseña detallada de pinchazos, estocadas, descabellos, avisos y, entre paréntesis, el resultado artístico —orejas, pitos, silencio, etcétera—, sin juicio critico alguno).

Hasta aquí, todos los nombres artísticos se escribirán completos, tal como se anuncian en los carteles (Eduardo Miura, El Jaral de la Mira, Luis Francisco Esplá), en negrita. Finalmente, se indicarán la plaza donde se celebró la corrida y la fecha, así como el número asistentes y, n su caso, el tipo de festejo de que se trata (2a corrida de feria; corrida de la Prensa). Siempre que sea posible, se añadirá la recaudación en taquilla.

Las fichas que no precedan a una crítica, sino que formen parte de un noticiario (‘libros recibidos’, ‘novedades discográficas’, etcétera), se atendrán igualmente a las normas anteriores en cada caso. 2. 30. Transmisión. En caso de dictar una información por teléfono, el autor cuidará de deletrear las cifras siempre. Igual hará con los nombres de grafía dudosa, por conocida que sea la persona citada; hasta el extremo, por ejemplo, de indicar si ésta escri