La asociatividad empresarial

La asociatividad empresarial gy Icamachor ACKa5pR 03, 2010 pagcs Negocios y Algo Más «La asociatividad: única garant[a de supervivencia de los empresarios dominicanos en USA» Por: Luis Camacho, M. Mkt, Presidente de Alta Gestión Organizacional Email: Icamacho@agoworld. com Es reconocido a nivel mundial, más en los países desarrollados, que las micro, pequeñas y medianas empresas son el motor de las economías.

Pero por las características que matizan su proceso de creación y desarrollo, además por el entorno macroeconómico en que tienen que desenvolverse, se les hace uy difícil sobrevivir en un contexto de alta competencia. ors En la actualidad en lo sta comunidades donde iste u dominicanos, como compleja al tener qu ialmente en las empresarial de situación es más ómica más aguda de las últimas décadas; esta situación ha traído como consecuencia una mayor inestabilidad, desempleo, y con esto el cierre de una gran cantidad de empresas de dominicanos y dominicanas en estas localidades.

Pero, desafortunadamente, no es la situación económica la que única variable que afecta a las empresas de los dominicanos en Estados Unidos, también tenemos la obligación de señalar as siguientes (tal vez estas sean igual o más serias que las anteriores): • Alto porcentaje de «hombres orquesta», o aquellos que se creen ser poseedores de la verdad o que pueden manejar las empresas con su único conocimiento. visión estratégica y capacidad planificación en el mediano y largo plazo. ?? Falta de innovación tecnológica. • pobre o casi inexistente conocimiento sobre el manejo de las finanzas de sus empresas Ante todos estos elementos no tan halagüeños, aparece entonces la asociatividad como una estrategia clave mejorar la competitividad de los micro, pequeños y medianos empresarios ue deben subsistir dentro de este inhóspito y cambiante ambiente empresarial donde les ha tocado coexistir. pero en realidad, ¿Qué es la asoclatividad?

Este es un mecanismo de cooperación entre micro, pequeñas y medianas empresas en donde cada una de ellas tiene la particularidad de mantener su independencia jurídica y autonomía gerencial, pero esta debe decidir de manera voluntaria integrarse en un esfuerzo conjunto con los otros participantes manteniendo la esencia vital de la integración: la búsqueda de un objetivo común. En el momento actual de negocios el diseño de estrategias olectivas no es solo una posibilidad que permita desarrollar ventajas competitivas individuales y conjuntas, sino constituye un requisito fundamental de sobrevivencia para estas empresas.

La asociatividad empresarial es muy diversa, ya que se puede materializar desde la contratación de un agente de compras o vendedor pagado conjuntamente, la creación de una cadena de agregación de valor conjunta, la investigación conjunta de determinado problema, abarcar las diferentes etapas de los procesos básicos de las empresas (diseño, manufactura, comercialización, servicio post-venta), hasta la formación de na empresa con personalidad jurídica y patrimonio propio que permita acceder a financiamiento con requisitos de garantías, o patrimonio propio que permita acceder a financiamiento con requisitos de garantías, o para la comercialización de productos.

Otro elemento de altísimo valor en relaclón a la asociatividad lo es que no admite restricciones para la participación en cuanto al tipo de actividad que desempeñe la empresa participante. Como hemos afirmado antes, uno de los grandes estimuladores de la asociatividad empresarial dominicana deben ser los gremios asociaciones empresariales y la clase política e institucional que representan nuestra comunidad, aunque en definitiva son las empresas las que deben llevarla a cabo. Por lo tanto, es una necesidad para los empresanos dominicanos radicados en los Estados Unidos iniciar un proceso de asociatividad lo antes posible, siendo los de mayor factibilidad los siguientes: clusters empresariales (comerciales o industriales), y para el financiamiento de sus propias actividades empresariales, cooperativas empresariales.

Exhortamos a las asociaciones empresariales que están esarrollando labores de integración de nuestros empresarios y a los representantes de nuestras comunidades ante estamentos gubernamentales, iniciar de inmediato un proceso de concientización para lograr estos fines. No tenemos más tiempo para perder, debemos iniciar estas actividades de agrupamiento para la mejora de la competitividad de las empresas dominicanas dentro de los Estados Unidos, y así asegurar la supervivencia de estas empresas (además de incentivar a la creación de muchas más que son necesarias), y apostar con esta estrategia a mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad dominicana. 31_1f3