Kiero ser geriatrica

La palabra «motivación» está contenida en el título de esta lección por una razón espec[fica. Ya que ésta es, se supone, la que nos impele a todos a perder el peso que nos hace la vida imposible. «Motivación» es palabra que muchos conocen mejor como «la fuerza de voluntad». ¿por qué (tantos que acumulan libras que rehúsan a salir de sus cuerpos) fallan en enjaezar esa fuerza de voluntad o motivación que obtendría sus anhelos haciéndolos felices? Porque esa fuerza de voluntad no es un pensamiento que existe n aislamiento total, como si fuera una virtud moral del que algunas personas carecen.

No. Esa fuerza de voluntad forma parte de sistemas complejos que involucran la dualidad indivisible del cerebro y de la mente to View nut*ge (su función). Los sistemas que aq emociones, y viajan an nuestras ora por los tres cerebros que hipotéticamente están representados anatómicamente en el nuestro. En el tratamiento del obeso, las emociones y sus afectos son importantes. Los aspectos del desarrollo personal del obeso y de sus habilidades innatas para auto-regularse, asimismo hay ue considerarlas.

Hay que determinar si la comida ha adquirido representaciones morbosas en los centros del placer que existen en varios lugares en el cerebro, además de radicar esencialmente en el hipotálamo. Entonces y, por medio de un programa de terapia cognitivo- catártico puede lograrse la meta elusiva de la «cura» de la gordura, que consiste en la pérdida de peso permanente y sin la secuela habitual de su retorno tan inevitable como infausto e inefable. Pero lograrlo, como ya sabemos, no es fácil, aunque no es del todo imposible.