El espíritu de las leyes (montesquieu)

El espíritu de las leyes (montesquieu) gy marlood Ac•Ka5pA 2010 4 pagcs Del espíritu de las leyes, Montesquieu. Ésta obra es un modelo político ingles de separación de poderes y monarquía constitucional, al cual se le considera el mejor en su tipo como garantía contra el despotismo. Aborda los distintos tipos de leyes que existen en una sociedad. Inicialmente da una definición universal para todas las: «Las leyes, en su más amplia significación, son las relaciones necesarias que se derivan de la naturaleza de las cosas».

Con referencia a sto entonces todos los seres tienen sus propias leyes, desde la deidad, el mundo material y leyes que proceden de la naturaleza de las cosas, son las que a su vez rigen el buen ejercicio de las relaciones, de ahí Montesquieu designe a las primeras leyes que se derivan verdaderamente de la naturaleza como: El espíritu de las leyes. Después de esto se tres formas de gobie l. La República: El poltica» (amor a la p ora a rdo a su criterio, las ública es la «virtud oderación). Su territorio debe ser para estados pequeños.

Dentro de esta forma de gobierno se distinguen a su vez otras dos: Democracia. Todo el pueblo (sujeto de poder). Busca en bienestar social. No hay cabida para el lujo. * Aristocracia. Algunas familias concentran el poder. 2. La Monarquía: Su naturaleza reside en que el príncipe to nex: page príncipe concentra todo el poder, pero gobierna acorde a las leyes establecidas y con ayuda de poderes intermediarios (nobleza, clero, parlamentos). Sólo piensa en los lujos. Considera que sin la existencia de esas leyes ni de la nobleza se encontraría ante un despotismo.

Su principio es el honor. «Esta condición, que es añina en una república, tiene buenos efectos en la monarquía y da vida a este gobierno. No es peligrosa, porque siempre puede ser reprimida. » El territorio que abarca sería mediano. 3. El Despotismo: La naturaleza de este radica en que una sola persona gobierna todo de acuerdo a sus caprichos y a su voluntad, sin leyes ni reglas. Su principio es el temor (queda sin virtudes). Esta es el objeto de lujo. «En los estados despóticos no hay leyes fundamentales, ni menos depósito de leyes.

De aquí proviene que en estos países la religión tiene corrientemente anta fuerza y constituye una especie de depósito. Y si no es religión, son las costumbres que allí se veneran en lugar de leyes» Extensión territorial grande. Cada forma de gobierno tiene que obrar y legislar de acuerdo a su principio, en caso de no hacerlo se corrompe. puntos importantes: * La libertad filosófica consiste en el ejercicio de la propia voluntad, o a lo menos (si ha de hablarse de todos los sistemas) en la creencia de que se ejerce la propia voluntad.

La libertad politica consiste en la seguridad, o a lo menos en creer que se iene la seguridad. De la bondad consiste en la seguridad, o a lo menos en creer que se tiene la seguridad. De la bondad de las leyes criminales depende principalmente la libertad del ciudadano. Hay cuatro clases de delitos: Los de la primera son contra la religión, segunda clase los que van contra las buenas costumbres, los de la tercera contra la tranquilidad, los de la cuarta contra la seguridad de los ciudadanos. La pena que se imponga debe ser correlativa, respectivamente. Las costumbres del príncipe contribuyen tanto a la libertad como las leyes. Si ama las almas libres, tendrá súbditos; si prefiere las almas serviles, tendrá siervos. Si quiere saber el difícil arte de reinar, que tenga a su lado el honor, la virtud, que llame junto a sí al mérito personal. El tributo * Las rentas al Estado son una parte que da cada ciudadano de lo que posee para tener asegurada la otra, o para disfrutarla como le parezca. Para fijar estas rentas se han de tener en cuenta las necesidades del Estado y las de los ciudadanos.

Es preciso no exigirle al pueblo que sacrifique sus necesidades reales para necesidades imaginarias del Estado. Las rentas públicas no deben medirse por lo que el pueblo podría dar, sino por lo que debe dar; y si se miden por lo que puede dar, es necesario a lo menos que sea por lo que puede siempre. * El efecto de las riquezas de un país es despertar la ambición en todos los pechos; el efecto de la pobreza es que engendra la desesperación. La primera la 3Lvf4 todos los pechos; el efecto de la pobreza es que engendra la desesperación. La primera la estimula el trabajo; la segunda la consuela la pereza.

La naturaleza es justa con los hombres: les recompensa; el rabajo los hace laboriosos, porque a mayores trabajos concede mayores recompensas. pero si un poder arbitrario los despoja del premio que les ha dado la naturaleza, en lugar de sentirse estimulados al trabajo, se entregan a la inacción. * Los derechos impuestos a las mercader[as son los que el pueblo siente menos, porque no se le piden de una manera formal. Es un tributo indirecto, y puede hacerse de modo que el pueblo ignore que lo paga. para que tribute directamente cada ciudadano, es preciso ejecutar casa por casa repetidas investigaciones.

Nada más ontrario a la libertad; y los que establecen este régimen, no pueden lisonjearse de haber encontrado la mejor especie de administración. * En los gobiernos despóticos, los tributos deben ser livianos. * Regla general: pueden ir creciendo los tributos proporcionalmente a la libertad de que se goza, pero es preciso moderarlos a medida que aumenta la servidumbre. Siempre ha Sldo y siempre será así. Es regla derivada de la naturaleza, que es siempre la misma. Bibliografía Charles Louis De Secondat, Barón de Montesquieu, Del espíritu de las leyes. ed. México, Editonal porrua, 2007. 678 pp.