Desigualdad2

Desigualdad2 Indice: Introduccián— 2 Capltulo l: Dlstrlbuclán de ingresos— Lenguaje de programacion 3 Capitulo 2: «desigua…

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE Los LLmos OCCIDENTALES «EZEQUIEL ZAMORA» UNELLEZ – BARINAS BACHILLERES; Durant Edriced CII; ,145 Gil Silvia Fiares Alicia N 1 Pra„_ tipos de sectores economicos UNIDAD EDUCATIVA «NATALIA JARRiN ESPINOZA» Programa – Diploma del Bachillerato Internacional Asignatura: Gestión Empresarial Docente: Msc_ Cecilia Flores Estudlante: Luls Seraqulve Curso: 20 de gachlllerato NORMAS DE CONTABILIDAD NACIONALES NORMAS DE CONTABILIDAD NACIONALES NORMAS DE CONTABILIDAD son ormas técnicas relacionadas el ejercicio de la prolesión contable, que en nuestra país están reguladas por el Colegio de Auditares de Bolivia mediante CROMOSOMAS CROMOSOMAS Cromosoma: Nombre de las pequeños cuerpos en forma de bastoncillos en asa en que se dlvlde la cromatlna del núcleo celular en la mitosis. Cada uno de ellos se divide longitudinalmente, dando origen a dos as… Mi Proyecto Personal Mi Proyecto Personal I) Datas interesantes Institución. – LI. E. E„A Ubicación. – Pedro Carbo Asignatura,- Educ- Artística Nombre del Proyecta,- Las Drogas Responsable. – Daniel Sánchez Coordinador del Proyecto. Luis Calderón 2) Ant__. origen del surrealismo Spanske spanskamerikanske Studier Syddansk universitet Spansk kulturhistorie 1 spargsmSI 2 1 _ semester december 2014 Samlet antal tegn 13 . Tierra del fuego— – 14 capitulo 3: -Reducción de la desigualdad-„ . Conclusión 18 .

Bibliografía-— 19 20 Introducción Si las niñas, niños y adolescentes, como asi también la población mayor de cierta edad, producen menos de lo que consumen, mientras que la población adulta en edades centrales (podría usarse como convención la población comprendida entre los 25 y 59 años), produce más de lo que consume. Es decir que ésta deberá producir lo suficiente para abastecer a la población en edades extremas. Entonces porque hay desigualdad? Para poder entender esta situación que aqueja a la mayoría de las sociedades podemos recurrir a lo que Defoe describe en su novela una econom(a formada por dos personas: Robinson y viernes. Imaginemos que se producen allí 10 cocos por día (su PIB) y que el consumo necesario para mantenerse vivo es de 2 cocos. Si al final del día Robinson se queda con 9 cocos y deja solamente 1 para Viernes, éste será p ero un super rico. 8 Básicamente esto es lo qu ersona es quien aporta su trabajo físico para producir, pero no es recompensado adecuadamente, si no que la otra parte se queda con la mayor(a de la recompensa por ese trabajo y ahí comienza todo, esa persona no tiene lo que se merece y ahí el equllibrio que debía producirse por su trabajo desaparece y cae en la pobreza, lo que significa que las condiciones de vida de él y de su familia cae increblemente y esta situación lo lleva a que él y su familia tenga que seguir aceptando esta situación y seguir entregando su trabajo a cambio de una recompensa injusta y todo sigue igual, es odo un proceso que sigue favoreciendo a un pequeño sector y destruyendo otro. Capítulo l: Distribución del ingreso Si se considera el ingreso monetario total que llega cada mes a los hogares de la Argentina, los datos Indican que el de los habitantes se queda con un tercio de esos recursos. En el otro extremo, si se empieza por los más pobres, habría que reunir a más del 60% de la población para encontrar dónde está otro de los tercios de esa masa de dinero.

Con $ 3525 de los que, en promedio, dispone mensualmente cada habitante de los centros urbanos la diferencia entre lo que les llega a los más a los menos favorecidos es hoy de 20 veces. Los datos, que surgen del informe del Indec referido al tercer trimestre de 2014, corresponden a la suma de ingresos laborales y de cualquier otro tipo. Esa brecha entre el 10% más rico y el 10% más pobre se ha reducido significativamente si se la compara con la registrada tras la grave crisis social y eco iOS de siglo, pero es casi igual a la de cuatro años a que otros indicadores de inicios de siglo, pero es casi igual a la de cuatro años atrás, en tanto que otros indicadores de desigualdad son todav(a más desfavorables respecto de algunos valores históricos.

En 2011 se estancó en nuestro país el proceso de mejora en la distribución del ingreso que se dio en los años previos, fue alentado por la reactivación tras la crisis, las negociaciones salariales, la creación de empleo y la reorientación y expansión de planes sociales con transferencia de dinero. La falta de avances tiene que ver con la inflación y coincide, además, con la escasa dinámica mostrada por el mercado laboral, teniendo que cuenta que los últimos años directamente hubo destrucción de puestos de trabajo. En medio de advertencias de organismos internacionales respecto de las Ilmltaclones en a región, surge el interrogante sobre si se puede esperar una sociedad menos desigual.

Luego de consultar con analistas experimentado se logro destacar 2 puntos -Primero, «además de la precaución y las dudas con que se leen los datos del desprestigiado organismo oficial de estadística, las encuestas de ingresos muestran en todos lados ciertas limitaciones: es frecuente, por caso, que se planteen hipótesis de subdeclaración de ingresos en el sector más pudiente. Otra advertencia es que los indicadores existentes permiten observar la distribución de ingresos monetarios, pero no de a riqueza, entendiendo por tal un conjunto amplio de activos materiales y no materiales. Las mediciones no contemplan, por ejemplo, «capitales físicos, culturales o financieros» Así lo explica Agust[n Salvia investigador del conicet dirigiéndose a francés Thomas Pike 4 28 Así lo explica Agustín Salvia investigador del conicet dirigiéndose a francés Thomas Piketty -un especialista en el tema de desigualdad que visitó la Argentina y advirtió sobre la problemática de la estadística local. or otro lado Alicia Bárcena, se refirió a las limitaciones metodológicas para los estudios ociales, y señaló que, en tres países donde se hicieron estudios sobre distribución de la riqueza desde una concepción amplia (Chile, Colombia y Uruguay), hubo resultados más negativos que en los que se limitan al reparto de ingresos. Para estimar cómo está un país en la distribución del dinero disponible para las familias, se usa el coeficiente de Gini. Es un indicador que se calcula sobre la base de cuánto de la torta recibe cada parte de la población y tiene un valor de entre O y 1 . En su extremo más bajo reflejaría una distribución absolutamente quitativa (toda la población recibe lo mismo) y en su punta más alta indicaría la concentración total de recursos.

Esas dos situaciones son imposibles, y en la práctica se considera que un pars es más desigual cuanto más se acerque a 1 el valor de su Gini, y menos desigual cuanto más se aproxime a O. El valor más reciente para la Argentina es de 0,43 si se considera el ingreso per cápita familiar, al tercer trimestre de 2014. Desde 2002, cuando tuvo un pico de 0,53, hubo una caída importante. Pero la tendencia se cortó -siempre, según datos oficiales- en 2011, año en que el valor era similar al actual. Luego, trimestre tras trimestre, hubo leves subas y bajas, sin fuertes variaciones y con niveles parecidos a los de los años 90. Los problemas que empezó a mostrar la e s 8 variaciones y con niveles parecidos a los de los años 90.

Los problemas que empezó a mostrar la economía, la inflación y el agotamiento de un modelo muy basado en el consumo son factores señalados como causa del estancamiento. Según el análisis de Jorge Paz, economista investigador del Conicet y docente de la Universidad de Salta, lo que ocurra de ahora en más depende en gran medida de la dinámica del mercado laboral. Paz puntualiza que las mejoras iníciales en la desigualdad se dieron en la década pasada, justamente por el factor del trabajo; de hecho, marca un freno en los avances hacia 2009 (cuando el Gini se ubicaba en 0,44), mientras que en 2010 se dio un leve avance por incidencia de planes sociales.

En ese momento, tuvieron impacto la Asignación universal por Hijo (ALJH) y la extensión de prestaciones del sistema previsional a personas que habían hecho pocos o ningún aporte (un plan temporal que da ingresos a adultos mayores sin solucionar el problema de fondo). Es decir que en las políticas de transferencias e dinero a familias pobres se puso mucho énfasis en el consumo y poco en el desarrollo de una estructura productiva para la generación de empleos. Y eso impone limites, ya que del modo aplicado se debería seguir manteniendo siempre al individuo ya que el sistema no cambia y las dificultades, en cambio SI se hubiese hecho énfasis en el fortalecimiento del mercado se generarían más posibilidades para que el individuo genere sus propios recursos.

Varios analistas advierten que la construcción de un modelo productivo sólido y con mecanismos para incluir a los informales son determinantes para ir hacia una es 8 sólido y con mecanismos para incluir a los informales son determinantes para ir hacia una estructura de ingresos menos desigual, más allá de que se reconocen problemas estructurales en la población pobre que constltuir(a la oferta de empleo. pero la situación actual lleva al pesimismo respecto del corto y mediano plazo. «El gran desafío es que haya una política productiva que incluya a los informales», sostiene Marta Bekerman, directora del Centro de Estudios de la Estructura Económica (Cenes) en la UBA.

Salvia considera que la tendencia de los indicadores sociales podría aber sido más favorable aun si en épocas de crecimiento se hubiera logrado más empleo en blanco para pobres. «Como no hubo un salto de productlvidad y sustentabilidad para el sector informal, los planes sociales apuntaron a compensar las necesidades de consumo de estos sectores, pero lo hicieron de manera pobre. » Capítulo II: Desigualdad y calidad de Vlda provincia a provincia Mendoza. En el 2000 Mendoza arrancó la serie de pobreza con una tasa de NBI (Necesidades básicas insatisfechas) del 40% para luego llegar a poco más del 65% en 2002. Desde entonces, empezó a bajar asta cerca del 15% del total en el aho 2014 actualmente, gracias a años de crecimiento económico y generación de empleo.

Pero esto se da si se toman en cuenta los datos de inflación del Indec, ya que si se toman los datos reales de la evolución de precios, la curva de pobreza dejó de caer en 2007 y por efecto de la suba de precios, empezó a subir otra vez hasta ubicarse en torno al 22% del total de las familias en del total de las familias en Mendoza. Tucumán: Tucumán presenta grandes desigualdades en el nivel de calidad de vida. Así lo detalla un informe elaborado por el CONICET en l año 2013 que tuvo en cuenta aspectos educativos, sanitarios, habitacionales y ambientales. Se indica que Yerba Buena es la localidad que presenta el mayor índice de bienestar entre todas las ciudades de la región. De acuerdo a los datos consignados en el primer informe nacional que se realiza para la medición de la calidad de vida que tienen los habitantes, los tucumanos tienen acceso a mejores condiciones de vida que los habitantes de las demás provincias.

El documento tomó como parámetro para su confección el estudio, un análisis relacionado con una serie de variables tales omo: Educación (nivel de instrucción primario y universitario); Salud (tasa de mortalidad infantil y cobertura por obra social); Vivienda y equipamiento (población con accesibilidad a inodoros y hogares hacinados); Problemas ambientales y atracción del paisaje (áreas de inundabilidad, sismicidad, deterioro del suelo). Santiago Del Estero: Como primer elemento a considerar; es la cuarta provincia, según el Censo 2001 con mayores necesidades básicas insatisfechas (N 31) con el 26,2%, casi duplicando el promedio del pais 14,3%). Pero tiene la particularidad de que tiene el mayor porcentaje de ogares con NBI que no tienen prowsión de agua en la vivienda en todo el país. Seis de cada diez hogares que no tienen acceso al agua por red pública dentro de la vivien ella son pobres. E-sto sin considerar en términos po mples, ya que la relación ella son pobres.

Esto sin considerar en términos poblacionales simples, ya que la relación pasaría a ser la siguiente: que con el 32% de población con NBI, es el 25% de la población además de tener NBI no dispone de agua ni fuera y ni dentro de su wvienda. El segundo elemento a tener en cuenta; en Santiago del Estero ólo uno de cada dos hogares accede al agua por cañerías dentro de su vivienda, sin consignar la procedencia del agua, ya que teniendo en cuenta esta variable es apenas el 44% de la población en hogares accede al agua por red pública (agua corriente) a través de cañerías dentro de su vivienda, sin examinar por otra parte cuánta de ella es apta para consumo, es decir, sí es agua potable o no, y más de un 35% que no accede al agua por red pública.

Dimensionado estos datos, podemos compararlos con los promedios del país en donde tenemos que más del 81 ,27% e la población en hogares accede al agua por cañerías dentro de la vivienda y 70% lo hace a través de agua por red pública dentro de su vivienda. Y con el aditamento particular que es una provincia con déficit hídrico (es decir, la demanda de agua es muy superior a la disponibilidad del recurso), sumado a esto la falta de racionalidad en el manejo del recurso. Y comparando con otras provlncias, es el segundo peor promedio nacional; luego de la provincia de Chaco, y se encuentra lejos de los estándares de las demás provincias del NOA, los cuales (excluido Santiago del Estero) oscilan por el orden del 70% y el 65% respectivamente.

El tercer elemento a estimar es que por obvias razones esto influye directamente en las condiciones de los servicios sanitarios que por obvias razones esto influye directamente en las condiciones de los servicios sanitarios de la población, (y en la salubridad) ya que observamos con asombro en las estadísticas del último censo que más del 51 ,8% de la población en hogares vive en viviendas en donde con inodoro sin descarga de agua o sin inodoro, golpeando más fuerte, por lógicas razones, en aquellos hogares en donde no poseen cañerías dentro de la ivienda. Cifra aquella que es más de dos veces y media superior al promedio nacional, que apenas alcanza al 20,28%. Agregando a esto que es apenas el 13% de la población dispone de servicio sanitario con cloacas, con relación a un 42% del promedio nacional.

El cuarto elemento es que toda esta situación es corroborada debido a la existencia de otros indicadores que confirman los datos arriba mencionados, ya tenemos que más del 16% de la población en hogares vive en vivienda tipo «rancho», siendo el peor promedio del país y sextuplica el promedio nacional que alcanza solo al 2,67%. Sumado a la existencia del 40,37% de oblación en hogares que viven en vivienda tipo casa B, Que a los fines metodológicos el INDEC la define como aquellas casas que cumplen con una de las siguientes condiciones: tienen piso de tierra o ladrillo suelto u otro material (no tienen piso de cerámica, baldosa, mosaico, mármol, madera o alfombrado) o no tienen provisión de agua por cañería dentro de la vivienda o no disponen de inodoro con descarga de agua (INDEC 2001 Y sumado al dramático hecho que se registra casi un 25% de población rural dispersa, es decir que siendo rural, no vive en ningún asentamiento poblacional, o cómo