Delfines de rio

Delfines de rio gy juan25S4 Ocopa» 16, 2016 | 24 pagos 7. AVISTAMIENTO DE DELFINES DE RÍO Realice un listado de las especies de delfines de río, consulte sobre su taxonomía, biología, ecología, distribución (mundial, nacional, regional, local), zoogeografía, conservación (categoría de amenaza), usos, importancia ecológica y económica como Sv. ipe to View nut*ge recurso. TAXONOMÍA: Reino: Animalia Phylum. Chordata Superclase: Gnathost Clase: Mammalia Orden: Cetacea Suborden:Odontocet Superfamilia: Platanistoidea Familia: Véase en el cuadro Género: Especies: Familia Género Especie Nombres vulgares Iniidae

PACE 1 Caquetá, Branco ; y el río Negro a través del canal del Casiquiare hasta San Fernando de Atabapo en aguas del Orinoco, incluyendo su afluente el Guaviare. • Inia geoffrensis humboldtiana . Se ubica en la cuenca del río Orinoco, incluyendo los ríos Apure y Meta. El contacto de esta subespecie con sus relacionados está restringida, al menos durante la temporada seca, por las cascadas del río Negro, rápidos del Orinoco entre Samariapo y Puerto Ayacucho, y por el canal del Casiquiare.

Anteriormente se contaba una tercera subespecie: Inia geoffrensis boliviensis para las poblaciones distribuidas en la uenca alta del río Madeira, más arriba de los raudales de Teotonio, en Bolivia. Hoy se la ha elevado a especie plena: Inia boliviensis Está confinada al rio Mamoré y su principal afluente el Iténez, incluyendo la zona baja de sus tributarios entre los 100 y 300 msnm. Esta especie parece haberse aislado de las poblaciones de Inia geoffrensis a causa de los 400 km de rápidos desde Porto Velho sobre el río Madeira hasta Riberalta sobre el río Beni en Bolivia.

Sin embargo, existen delfines rosados de subespecie no determinada en el rio Abuná y su tributario el río Negro (Bolivia), el cual penetra en el istema Madeira/Beni en el límite entre Brasil y Bolivia. Los botos de esta región pueden constituir, incluso, una especie diferente. 2 OF ha registrado la sobrevida de individuos saludables por espacio de diez a treinta y un años. Sin embargo, la longevidad promedio en anmales cautivos es de solo 33 meses.

Comportamiento: El boto tiende a ser solitario y no es frecuente verlo en grupos. Cuando lo hacen se congregan asociaciones de hasta cuatro individuos. Lo más frecuente observar parejas madrehijo, pero pueden estar formados por grupos heterogéneos o por machos exclusivamente. Ocasionalmente se observan congregaciones más grandes zonas con alimento abundante, como en la desembocadura de los ríos, o también pueden hacerlo para descansary socializar.

Existe una segregación importante durante la temporada de lluvias, en la cual los machos se ubican en los cauces de ríos, mientras las hembras y sus crías se localizan en las zonas inundadas; en la temporada seca no existe tal separación Los estudios en cautiverio han mostrado que el delfín rosado es menos tímido que el delfín mular, pero también menos sociable, muestra menor agresividad, es menos juguetón y emuestra menor comportamiento aéreo que esté. Es muy curioso y es notable la falta de temor hacia objetos extraños. Sin embargo, es posible que en cautiverio no demuestre el mismo comportamiento que en su medio natural.

En libertad exhiben variedad de co los pescadores, se frotan c sujetan los remos de es, arrancas plantas balo serpientes y peces. Cuando emerge, la punta del hocico, el melón y la aleta dorsal aparecen simultáneamente sobre la superficie. Raramente sacan la cola del agua antes de reallzar inmersiones. También pueden agitar las aletas, sacar la aleta caudal y la cabeza sobre l agua, esto último lo hacen para observar el entorno; raramente ejecuta saltos sobre la superficie, pero los jóvenes pueden hacerlo separándose del agua hasta un metro.

Reproducción: Las hembras alcanzan la madurez entre los seis o siete años y una talla de 1,75 a 1,80 metros. Los machos lo hacen mucho más tarde, cuando alcanzan aproximadamente dos metros de longitud. La época de reproducción es estacional y coincide con la temporada seca, cuando el nivel del agua es bajo. El periodo de gestación se prolonga durante once meses y la época de nacimientos ocurre durante la temporada de inundaciones. as crías al nacer pesan 80 kg y la etapa de lactancia se prolonga hasta por un año, con intervalos de dos a tres años entre cada embarazo.

Los machos son más grandes que las hembras y se les documentó un comportamiento sexual muy agresivo en su medio natural y en cautiverio. Los machos presentan un grado importante de daño en las aletas dorsales, caudales, pectorales y el espiráculos debido a mordidas y abrasiones, en forma adicional a las numerosas cicatrices secundarias al rastrilleo de dientes. Esto sugiere una competencia feroz por el acceso a las hembras. Esto parece indicar un sistema polígamo de pareamiento, pero la poliandria y promiscuidad no pueden descartarse.

En animales cautivos se poliandria y promiscuidad no pueden En animales cautivos se ha documentado cortejo y juego previo al apareamiento. Los machos toman la iniciativa mordisqueando las aletas de la hembra, pero en el caso en que la hembra no sea receptiva, puede reaccionar agresivamente. Se ha observado una alta frecuencias en las copulaciones, una pareja en cautiverio se contaron 47 en el plazo de 3,5 horas, utilizando para ello tres posiciones diferentes: contactando el vientre en ángulo recto, yaciendo paralelamente abeza a cabeza o cabeza a cola.

La temporada de reproducción es estacional y los nacimientos ocurren entre mayo y junio. El periodo de los nacimientos coincide con la temporada de inundaciones y es posible que esto proporcione una ventaja debido a que las hembras y sus crias permanecer en las áreas inundadas más tiempo que machos. En cuanto el nivel de agua empieza a decrecer, la densidad de presas en los sectores inundados aumenta debido a la pérdida de espacio, ofreciendo a los lactantes la energía necesaria para suplir las altas demandas requeridas para el crecimiento.

El periodo de gestación se estima en once eses y los partos en cautiverio toman de 4 a 5 horas. Nace una cria por cada gestación y una vez roto el cordón umbilical la madre ayuda al neonato a salir ‘cie para respirar. Al s OF momento de nacer mide largo y en cautiverio de un año y se ha registrado hembras preñadas que continúan lactando. El intervalo entre nacimientos se estima entre los 15 y 36 meses, y la duración 4 de la crianza se prolonga hasta los dos a tres años.

La duración relativamente prolongada de la lactancia y la crianza sugiere un fuerte vinculo madrehijo. La mayoría de las parejas observadas en su medio natural están onstituidas por una hembra y su cría. Esto sugiere que los largos periodos de cuidado parental contribuyen al aprendlzaje y desarrollo de joven. Dieta: La dieta del boto es la más diversa de la observada en cualquier otro odontoceto. Esta se compone de al menos 43 especies diferentes de peces agrupadas en 19 familias. El tamaño de las presas oscila entre los 5 y 80 cm, con un promedio de 20 cm.

Los peces consumidos con mayor frecuencia pertenecen a las familias Sciaenidae (corvinas), Cichlidae y Characldae (tetras y pirañas); pero su dentadura heterodonta le permite acceder a presas provistas de caparazón omo tortugas de rio ( Podocnemis sextuberculata ) y cangrejos Poppiana argentiniana Su dieta es más diversa durante la estación húmeda, cuando los peces se esparcen en las zonas inundadas fuera de los cauces fluviales y se hacen más difíciles de atrapar, y se vuelve más selectiva durante la estación seca cuando la densidad de presas es mayor. OF Usualmente se alimenta n activos durante el día h y entre las 15:00 y 16:00 h; consumen cerca del 5,5% de su peso corporal al d(a. A menudo se ubican cerca las caídas de agua y en la desembocadura de los ríos, momento n el cual se disgregan los cardúmenes de peces haciendo más fácil su captura. También se aprovecha de las perturbaciones hechas por los botes para atrapar a sus presas desorientadas.

En ocasiones, incluso se asocian con los tucuxis ( Sotalia fluviatilis ) y las nutrias gigantes ( Pteronura brasiliensis ) para cazar en forma coordinada; reúnen y atacan los bancos de peces al mismo tiempo. Aparentemente, existe poca competencia por el alimento entre estas especies, ya que cada una de ellas prefiere presas diferentes. También se ha observado que los botos en cautiveno comparten el alimento. ?? Comunicación: La especie, al igual que los otros delfines, utilizan silbidos tonales para comunicarse.

La emisión de estos sonidos se relaciona con el momento en que regresan a la superficie, antes de realizar inmersiones, sugiriendo que tienen que ver con la alimentación. Los análisis acústicos han revelado que las vocalizaciones son distintas en estructura a los silbidos típicos de los integrantes de los delfines, incluyendo al de su pariente el tucuxi. DISTRIBUCION: El boto es el delfin de rio más abundante; tiene un rango amplio de distribución dentro de su. Tiene presencia en seis parses de América del Sur. ibutarios, incluso afluentes pequeños y lagos aledaños, desde su desembocadura cerca a Belén, hasta su origen en los ríos Marañón y Ucayali en Perú. Sus límites están establecidos por caídas de aguas infranqueables, como las de los ríos Xingú y Tapajós en Brasil, y aguas muy poco profundas. Una serie de rápidos y caídas de agua en el río Madeira han aislado la población, reconocida como la subespecie l. g. boliviensis , al sur de la cuenca del Amazonas, en BOIiVia.

El boto también se distribuye en la cuenca del río Orinoco, excepción del río Caroní y la parte alta del río Caura en Venezuela. ?nica conexión entre el Orinoco y el Amazonas es a través del canal del Casiquiare. La distribución de los delfines en los ríos y aledañas dependen de la época del año; en la temporada seca se ubica en el cauce de los r[os, pero en la época de lluvias, cuando los ríos se desbordan, se dispersan a las zonas inundadas, tanto al bosque (igapó) como a la llanura (varsea) Inundados.

Los estudios para estimar la población de botos son de difícil análisis, debido a la diferencia estudio realizado en el tramo en la metodología utilizada. En un 8 OF llamado río Solimóes, realizado Colombia, una ensidad en un tramo de 120 km en la confluencia de Brasil y Perú, se observaron 345 individuos con de 4,8 en los tributarios, 2,7 alrededor de las islas y 2,0 a lo largo de la ribera. Adicionalmente se realizó otro estudio en Amazonas a la altura de la desembocadura del río Caquetá seis días.

Como resultado de los estudios realizados, se encontró que la densidad es más alta en las riveras de los ríos con 3,7 botos por krn2, disminuyendo hacia el centro del río. En estudios realizados durante la época de lluvias la densidad observada en las planicies inundadas fue de 18 animales por km2, mientras en as riberas de ríos y lagos oscilaba entre 1,8 a 5,8 individuos por km2. Estas observaciones sugieren que el delfín rosado se encuentra en densidad más alta que cualquier otro cetáceo.

En 2002 se contaron 208 bufeos en el rio Tijamuchi, Bolivia. En 2004, se estableció que la población del curso medio del Amazonas se estructuraba sobre la base de los sistemas de planicies inundables, con un intenso movimiento entre estos. Se estimó una población de 13 000 botos en los 11 240 de la Reserva de Desarrollo Sostenible Mamiraua, la cual cubre un estimado de 11%18% de hábitat várzea en Brasil. e cambió el estado debido al monto limitado de información actual disponible sobre amenazas, ecología y tendencia de la población.

En las áreas donde los delfines se han estudiado parecen bien extendidos y relativamente abundantes. Sin embargo estas areas representan solo una pequeña proporción de la distribución total de la especie y a menudo son sitios donde están protegidos. No obstante, las informaciones de estas áreas pueden no ser representativas y puede no ser válida a largo plazo. Sin embargo, por la contaminación y destrucción paulatina de la selva amazónica y debido a la vulnerabilidad e la especie se han tomado medidas para su protección en todos los países que habita.

Sus mayores enemigos son la deforestación y aquellas actividades humanas que contribuyen a perturbar y alterar su medio 20 ambiente. Una fuente de preocupación estriba en la dificultad que representa mantener ejemplares en cautiverio con vida, debido a la agresión intraespecífica y escasa longevidad. Por ello si la población del boto llegase a disminuir hasta niveles peligrosos en la naturaleza, correría un riesgo aún más alto de extinguirse por la dificultad de mantenerlo largo tiempo