Contratos De Garantía

Contratos De Garantía gyCELERlDAD 14, 2016 | 109 pagos LAS GARANTAS, CONCEPTO, TIPOS PERSONALES Y REALES. Concepto de las Garantías: Las garantías pueden ser definidas como el mecanismo que utilizan los contratantes para tener un vínculo de seguridad juridica, las garant(as son una consecuencia de los contratos que le van a atribuir a las partes asegurar el cumplimiento de otra contrato u obligación distinta.

Según Pérez Rojas: Son seguridades reales o personales que otorga el deudor o un tercero al acreedor a objeto de garantizar o asegurar el cumplimiento de una obligación. El cumplimiento de la obligación se asegura mediante la sujeción de un objeto determinado a la acción directa del acreedor (garant(a real), o bien mediante una persona distinta del deudor (garantía personal) que res onde de la deuda con su propio patrimonio.

Según Aguilar Gorron na: Esas garantías puede respondan de la obli or109 to View nut*ge ventaja de que , sino también otras personas, con lo cual aumenta el número de patrimonios afectados al cumplimiento de la obligación; o en obtener la ventaja de adquirir para seguridad de su crédito un derecho eal accesorio sobre un bien o varios bienes determinados (del deudor o de un tercero), que al darle el derecho de preferencia y de persecución, lo aseguren contra el riesgo de tener que concurrir con otros acreedores o de que a consecuencia de actos de enajenación no pueda ejecutar el bien por haber salido del patrimonio del deudor.

En el primer caso se habla de garantías personales y en el segundo de garantías reales Swlpe to vlew next page reales. Según Juan Iglesias: El cumplimiento de la obligación puede asegurarse sujetando la cosa de propiedad a la acción directa del acreedor (obligatio rei, es obligata), o bien haciendo que otra persona responda de la deuda con el propio crédito (obligatio personae). Con referencia a uno y otro caso Se habla respectivamente de «garantías reales» y «garantías personales».

A) GARANTIAS PERSONALES: Las personales, son las que confieren al acreedor un derecho o facultad no respecto de cosas concretas y determinadas, sino respecto de la persona de un tercero (fianza) o incluso una facultad subsidiaria contra el mismo deudor. Las garantías personales no aumentan pues el poder de agresión del acreedor sobre los bienes de su deudor, sino que umentan el número de deudores (principales o subsidiarios) de la obligación.

Las garantías personales pueden constituirse mediante la adición de deudores principales o de deudores subsidiarios. Se clasifican en: Adicción de deudores; Son la solidaridad pasiva y la indivisibilidad. Adicción de deudores secundarios; La fianza y el aval. Por adicción de deudores, Solidaridad Pasiva, e indivisibilidad. SOLEMNES: LAS ADPROM ISSION ES: Había adpromissio, cuando una o más personas se compromet[an u obligaban accesoriamente con el deudor principal para asegurar al acreedor contra la posible insolvencia e aquél.

La adpromissio, que constituía uno de los tipos de garantía personal, atravesó en Roma por tres periodos: en un comienzo, sólo existían los sponsores, que no podían serlo sino los ciudadanos romanos, y que sólo podían obligarse mediante el v no podían serlo sino los ciudadanos romanos, y que sólo podían obligarse mediante el verbo spondere; más tarde, cuando la estipulación se hizo accesible a los extranjeros, éstos podían comprometerse como deudores accesorios, pero sólo a condición de emplear otro verbo diferente al spondere como el ideipromittere, éstos reciben el nombre de fideipromissores, y se hallaban sujetos a los mismos principios de los sponsores; por último en el siglo VII, aparece una tercera clase de adpromissores, quienes se obligaban por medio del verbo fideiubere y que, sometidos a reglas menos rígidas, trajeron como consecuencia que la sponsio y la fideipromissio cayeran en desuso.

Estas formas de garantía sólo podían realizarse por medio de una estlpulacón por lo cual concluyeron por ser reemplazadas por otras formas más sencillas: el mandatum credendae pecuniae el constitutum in debito alieno. La adpromissio evolucionó en tres fórmulas progresivas, todas con la estructura de la stipulatio, adquiriendo en la última etapa las características similares a la fianza actual. La adpromissio es una garantía personal, en la cual el adpromissor debe de garantizar el cumplimiento de una obligación, al prometer lo mismo que ya se había prometido con anterioridad en una previa estipulación con otro deudor, de este modo se da la figura de una solidaridad pasiva, por consecuencia el acreedor podrá cobrar ya sea al deudor original o al fiador.

En la adpromissio sólo se puede garantizar obligaciones las cuales hayan nacido de una previa estipulación, pues el adpromissor va a prometer lo mismo que había prometido origina 3 de una previa estipulación, pues el adpromissorva a prometer lo mismo que hab(a prometido originalmente el primer deudor. La primera estipulación no debe presentar alguna nulidad pues esta no tendrá validez pero no afecta si presenta ineficacia (inutilis). El adpromissor no puede exigirle al acreedor se dirija antes contra el deudor original, por lo que podrá cobrar indistintamente al deudor original o al fiador. No obstante esto, si el deudor está dispuesto a pagar y el acreedor cobra primero a los fideiussores comete inuria. La obligación que tiene el adpromissor no es hereditable.

La adpromissio es pues una forma de fianza que sirve para garantizar deudas nacidas de una promesa estipulatoria. pues el fiador promete lo mismo que había prometido el deudor principal. LA FIANZA: La fianza tiene su antecedente más remoto en el Derecho Romano, en la figura de la adpromissio. Por la Fianza una persona responde de una deuda ajena con el propio patrimonio. La fianza no es propiamente un contrato, es eclr una forma jurídica, sino más bien una finalidad económico- social, que se logra con los medios jurídicos más diversos. La fianza es un contrato por el cual una persona llamada fiador, se obliga para con un acreedor, junto con el deudor para garantizar más eficazmente el cumplimiento de la obligación.

También se puede definir como un contrato de garantía personal, en virtud del cual un tercero se compromete a responder ante un acreedor, del cumplimiento de la obligación asumida por un deudor, para el caso de que éste inc un acreedor, del cumplimiento de la obligación asumida por un eudor, para el caso de que éste incumpla la misma Las fianzas son requeridas cuando hay un acuerdo previo entre el acreedor y el fiador a través de un documento firmado por ambos. Puede ser de cualquier clase, y para que se cumpla requiere garantizarse por medio de una fianza. una fianza asegura el pago de los daños que exista a favor del beneficiario por parte del fiador. Por la fianza una persona se obliga a responder de una deuda ajena con el propio crédito.

Semejante obligación es accesoria de la obligación contrana anteriormente por el deudor principal – obligatio principalis. Esta existencia sucesiva y no simultánea como ocurre en la solidaridad pasiva — de los derechos del acreedor frente a deudores de distinto rango el deudor principal, en primer plano y el fiador en razón accesoria — caracteriza típicamente a la fianza. Sin embargo, la. responsabilidad del fiador se manifiesta de modo vario en la historia del Derecho romano: al principio, el fiador es el único responsable, ya que se coloca en el puesto del deudor; más tarde, responde solidariamente como un codeudor, y, por último, se afirma el carácter accesorio de la obligación del fiador.

En la época cláslca conviven el principio de la coobligación solidaria y el de la accesoriedad; en el Corpus iuris encuentra éste su definitiva consagraclon. La típica figura de la fianza ha ido evolucionando, y de su carácter subsidiario se ha ido pasando a otras formas derivativas en que la obligación del garante es conjunta con la del deudor principal. Esto es importante, pues principal. Esto es importante, pues evita el paso de la excusión previa que es inseparable del concepto de la fianza pura. Así «a la fianza simple ha sucedido la solidaria y a ésta la garantía del rincipal pagador, que es la más buscada. para el Derecho Romano la fianza era un contrato mediante la cual una persona (fiador) se obligaba la deuda de otro (fiador) en caso de que este último no cumpla con su deber.

Este contrato era de carácter accesorio y requería una obligación válida que la sustenta; mediante la fianza se podía garantizar cualquier obligación, incluso natural o futura Normalmente, el fiador se obligaba a la misma prestación que su fiador. La fianza se podía establecer por menos del valor de la prestación principal pero nunca por más. La fianza romana surgió de la estipulación, y de acuerdo con el verbo usado en la interrogación y en la respuesta, daba lugar a una sponsio, una fideipromissio y una fideiussio. A) La sponsio: Sponsores o garantes no podían serlo más que tos ciudadanos romanos quienes se obligaban utilizando el verbo spondere. No podían servir de garantía más que para obllgaciones nacidas verbis y su obligacion no se transmlt(a a los herederos.

En cuanto al empeñaban al lado del deudor principal, era semejante al que respecto al acreedor cumplía el adstipulator, pues en efecto eran: ) Verdaderos deudores: en cuanto se obligaban por estipulación a cumplir la misma prestación que el deudor principal. En consecuencia, podían ser perseguidos en juicio, pero el pago hecho por uno de ellos I el pago hecho por uno de ellos liberaba a los demás. 2) Eran deudores accesorios: por lo cual podían recurrir contra el deudor principal cuando, habiendo sido perseguidos por el acreedor, fueran compelidos a pagar la deuda, mediante la actio mandati contraria. La sponsio es la más antigua de las formas y se caracteriza por el empleo del término solemne spondes; es una institución el ius civiles y como tal únicamente accesible a los ciudadanos romanos.

Dentro de esta se encuentra la fides pero ya no con su forma primitiva-mágica, sino como la lea tad y respeto a la palabra dada. Requería el empleo del verbo spondere. Los garantes solo podía ser cives, quienes se obligaban por medio de la siguiente fórmula: ¿ldem dare spondes? Spondeo: (te comprometes a dar lo mismo: me comprometo). Se contratan solo obligaciones verbis. Eran intransmisibles. La responsabilidad de estos sponsores es la siguiente: Son deudores, pues se obligan a cumplir la misma prestación que el iador; son deudores accesorios y no podían prometer más que el deudor principal y como resultaban mandatarios del deudor pnncpal, podían dirigirse contra éste si habían pagado al acreedor que los había requerido.

Cuando el mandato no había sido sancionado el recurso citado se cumplía por la Ley Publilia ( daba derecho al uso de manus inectio) B) La fideipromissio: Los fideipromissores o afianzadores podían ser tanto ciudadanos romanos como extranjeros, pero no podían obligarse utilizando el verbo spondere, sino el verbo fideipromittere extranjeros, pero no podían obligarse utilizando el verbo pondere, sino el verbo fideipromlttere. Por lo demás, salvo raras excepciones, los fideipromissoress estaban sujetos a las mismas reglas que los sponsores asi ellos no podían afianzar sino las obligaciones nacidas verbis; eran verdaderos deudores, pero accesorios; y era mandatarios del deudor principal; su obligación no pasaba a sus herederos, salvo que se tratare de un fideipromissor extranjero, cuyo derecho civil admitiere la solución contraria.

La fideipromissio que es similar a la anterior figura pero que se utilizaba para los peregrinos, es una figura del ius gentium. Ambas figuras, sólo sirven para garantizar obligaciones verbales y no se transmiten mortis causa a los herederos. Al caer en desuso la sponsio, le sucedió la fideipromissio que podrá ser usada por los peregrinos, empleando el verbo fideipromitto. Normalmente los fideipromissores estaban sujetos a las mismas leyes que los sponsores estas son: Según Pérez Rojas a) Lex Publilia 1) Tiene una doble finalidad: ratifica que las obligaciones de los sponsores y fideipromissores son obligaciones accesorias, o sea, que primero debía irse contra e! eudor principal para luego llegar al deudor accesorio. El acreedor debe agotar todos los recursos para que el deudor principal le satisfaga su obligación. 2) Hace más segura la situación de los sponsores y fideipromissores porque se determina que, cuando el deudor accesorio paga, en caso de que el deudor principal sea solvente, este deudor que pagó puede solicitar del principal que le r principal sea solvente, este deudor que pagó puede solicitar del principal que le reintegre el monto de lo pagado, para lo cual se le concede un plazo de seis (06) meses, y, si en el transcurso de este tiempo el deudor pnncpal no paga, se podía ejercer contra él la anus iniectio pro judicato.

Más tarde, bajo la vigencia del procedimiento formulario, la manus iniectio fue reemplazada por la actio depensi, que arrastraba consigo una condena de pagar el doble del desembolso y, por último, cuando se sancionó el mandato, nos encontramos con la actio mandati contraria, como un medio para obligar al deudor principal a reembolsar la suma pagada por e! deudor accesorio. b) Lex appuleia de sponsu: Estableció que entre los sponsores y fideipromissores había una especie de sociedad de hecho, en virtud de la cual aquél que ubiere pagado la totalidad de la deuda podía dirigirse contra los demás por medio de la actio pro socio para obligarles a soportar la parte correspondiente. Esta ley se aplicó dentro y fuera de Italia. ) Lex furia de sponsu: Estableció que toda fianza se extingue a los dos años de constituida y, por otra parte, estableció la dlvislón de, la deuda de pleno derecho entre los sponsores y fideipromissores solventes o no, así el acreedor no puede cobrarle el todo a uno de los deudores sino que tiene que dividir el monto de la prestación entre todos los deudores accesorios, sin importar que sean olventes o no. De tal manera que el acreedor puede llegar a sufrir la insolvencia de uno de los deudores accesorios. Por otra parte estableció que las obligaciones de los sponsores de los deudores accesorios. Por otra parte estableció que las obligaciones de los sponsores y fideipromissores no se transmiten a los herederos. Esta ley sólo tuvo aplicación en Italia. ) Lex cicereia de sponsu: Esta ley exige que el acreedor especifique públicamente el número de sponsores y fideipromissores que están, garantizando el cumplimiento de la obligación, además. de señalar el monto de o garantizado y hasta qué punto vale la garantía de cada uno de los deudores accesorios Esto significa que podía haber sponsores o fideipromissores que garantizaran más que otros. e) Lex cornelia de adpromissoribus: Estableció esta ley que nadie podía ser sponsor o fideipromissor del mismo deudor para con el mismo acreedor, durante el mismo año, por un monto superior a 1. 000 sestercios, y si lo hace por más, se reduce a ello su garantía. Según Chibly a) La Lex Apuleia. Dice, entre los sponsores y fideipromissores existe una relación de sociedad.

Si alguno de ellos al requerírsele la totalidad e la obligación la paga, puede ejercitar contra los demás la acción pro-socio a fin de exigirles la parte proporcional que pago por ellos. b) La Lex Furia de Sponsu. Dice, toda fianza se extingue dos años después de constituida y la deuda se divide de pleno derecho entre todos los deudores solventes o insolventes al vencimiento de la obligación. Se observa que opera este beneficio de pleno derecho, no tiene que ser invocado, y es procedente entre deudores solventes o insolventes. No así en la fideiussio en que el beneficio de división para acogerse a él tiene que ser alegado, es a Instancla 09