Cerebro humano: maleable como la arcilla

Entre las líneas del libro de Eduardo Punset «El alma esta en el cerebro» se exponen claros ejemplos de lo maleable que es el cerebro humano y la formas tan sutiles como engañan nuestras percepciones. ¿-sta obra literaria propone entre muchas otras, cuatro sencillas técnicas como lo son: el lavado de cerebro, la obediencia ciega evidenciada en el experimento Milgram, el efecto ancla y la teoría de los cisnes negros, a través de las cuales, se da explicación al tipo de temores, deseos, ideas y emociones características del ser humano frente a determinadas situaciones.

La primera idea que propone este autor es la del lavado de cerebro, como máxi ora realizar al ser human qu fases: en primer luga ay y en segundo términ Para esto, el manipul r la ad que se puede a a cabo en dos eencias anteriores s nuevas creencias. tima, alejándola de sus seres queridos y de su entornos, sumado a que le controla todo lo que la victima ve, oye y piensa, de forma que sujeto se verá debilitado y aprovechando esos momentos de debilidad, el manipulador pone en duda las creencias de su víctima, dejándolo en una situación de estrés permanente y a la vez creándole na inmensa incertidumbre, es así como la victima necesitara alternativas y allí estará el manipulador para ofrecerle una nueva creencia, a través de m Swlpe to vlew next page mensajes cortos, coherentes, simples y repetidos, para lograr romper la resistencia y terminar consiguiendo que su victima se familiarice con el mensaje que el manipulador le desea introducir a su cerebro. La segunda idea se deriva de los resultados del experimento Milgram donde se revelan algunos motivos de la obediencia ciega de los alemanes durante el nazismo.

Los sujetos participantes e este experimento demostraron una extrema voluntad al aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad, pues evidenciaron comportamientos crueles y lesivos contra sus semejantes, llegando hasta niveles de crueldad extrema, solo porque durante esa actividad se sentían desprendidos de toda responsabilidad y del sentido de la culpa, pues el investigador, era quien les ordenaba que infringieran cada vez un mayor castigo en sus semejantes, brotando en estos sujetos del experimento, una marcada y abnegada obediencia. La tercera idea del texto sobre el efecto ancla, logra su rotagonismo cuando aparecen los números.

Aquellos que dan una dimensión tangible de lo que es la realidad, y que muestran históricamente, cómo los conglomerados pueden quedarse fijados ante un numero, o una cifra que se les presenta, sin importar si está o no relacionado con la realidad o el contexto. En este texto queda demostrado que cuando los hombres reciben las noticias, se quedan con el mero dato, pero no se realizan preguntas tan sencillas como lo son: ¿cuántas? , ¿con qué probabilidad? y ¿de dónde salen dichas preguntas tan sencillas como lo son: ¿cuántas? , ¿con qué robabilidad? y ¿de dónde salen dichas cifras? entre muchas otras preguntas, que se le podrían hacer a los medios de comunicación cuando nos presentan las noticias.

La cuarta y última idea propuesta de este texto, es la de «los cisnes negros» metáfora que explica que todos los hombres esperan que un cisne sea blanco, lo dice y ratifica la experiencia, pero ante la sorpresa de ver un cisne negro, el cerebro humano inmediatamente empieza a buscar una explicación para este suceso que le ayude a hacerlo más predecible y menos aleatorio. Acentuando que el hombre tiene graves dificultades al omento de predecir los acontecimientos que le suceden muy extraordinariamente o que no le han ocurrido nunca antes. Este tema lo propone el profesor Nassim N. Taleb cuando dice que nuestros cálculos están vinculados al modo en que entendemos lo que sucede, a través de las predicciones sobre el futuro y la evaluación de todo aquello que se gana o se pierde.

Después de ilustrar estas cuatro ideas básicas que propone el texto de Punset, queda claro que existen muchas técnicas para adentrarse en lo más profundo del cerebro humano y que cualquier persona que conozca estas técnicas, podría tilizarlas para persuadir a sus semejantes a través de tácticas sutiles o algunas mas coercitivas con las que se podrían invadir las creencias, conductas, pensamientos y hasta el mismo comportamiento de un individuo, como lo han realizado durante décadas los medios 3Lvf4 pensamientos y hasta el mismo comportamiento de un individuo, como lo han realizado durante décadas los medios de comunicacion, a través de los que unos sectores imponen sus puntos de vista y limitan el espectro de la información a través de datos incompletos, no contrastados y con marcado sesgo.

Otro punto en el que coincido con lo propuesto por el autor y que guarda relación con el punto anterior se explica de la siguiente manera: el cerebro humano está hecho para ver más orden del que realmente hay, ya que venimos programados para crear historias simples sobre fenómenos muy complejos y variados, de modo que solo nos queda falsear la realidad circundante para poder asimilarla, pues nos encanta los tanglble, la confirmación, lo explicable, lo estereotipado, lo teatral, osea, los cisnes blancos. Esta distorsión según el Taleb consiste en un sesgo que nos mpuja a sobreestimar el valor de las explicaciones racionales de los datos, a la vez que subestimamos la importancia de la aleatoriedad inexplicable en los datos. Finalmente y como propone la Dra. Taylor «deténgase, piense, reflexione ya que siempre existirá alguien que este calculando como pueden conseguir que usted piense lo que ellos desean que piense», no deje que otros moldeen su cerebro como un trozo de arcilla, no deje que sus funciones mentales permanezcan inhibidas y no permita que su cerebro funcione como el de un joven y loco enamorado.