Capítulo

Capítulo gyGuapoVoCris $eapa,1F 16, 2016 45 pagcs Capítulo 14 Súbditos terrestres del reino de Dios EN EL año señalado de 1914 E. C. , segun cálculos, la población del mundo pasaba por mucho de mil millones personas. Aquella cantidad estaba creciendo, y llegaba la cifra de 1. 859. 892. 000 habitantes para el año 1920, pesar de los muchos millones de personas que murieron debido a la I Guerra Mundial y la influenza o gripe española.

Esta población del mundo estaba fragmentada en muchas naciones e imperios, y en 1914 el mayor imperio era el Imperio Británico, que abarcaba la cuarta parte e la superficie de la ierra y la cuarta parte de la población del mundo. Pero había otros imperios entonces, tales como el Imperio Turco, el Imperio Chino, el Imperio Holandés, Imperio Francés, el Imperio Alemán el lm erio Austro-Hungaro, y el Imperio Portugués. F vista impresionante el Dueño de la Tierra, él inspeccionarlas at ojos? Ensalzando la a Isa[as dice: PACE 1 oras d S”ipe to View Gran el presentaban una pero ¿cómo las veía Altísimo? ?Puede iento amplio de sus Creador, el profeta 2 “¿Quién ha tomado las proporciones del espíritu de Jehová, y uién como su hombre de consejo puede hacerle saber algo? ¿Con quién consultó para que se le hiciera entender, o quién le instruye en la senda de justicia, o le enseña conocimiento, o le hace conocer el mismísimo camino del verdadero SWipe page verdadero entendimiento? iMira! Las naciones son como una gota de un cubo; y como la capa tenue de polvo en la balanza han sido Hay Uno que mora por encima del círculo de la estimadas. ierra, los moradores de la cual son como 40:13-15, 22. 3 Lógicamente, pues, es muy sencillo para Dios el Creador juntar todas las naciones delante de él y juzgarlas y ejecutar sentencia n ellas. De igual manera, al poderoso Hijo de Dios, Jesucristo, a quien Jehová ha nombrado para que obre como su Juez Diputado, le es cosa fácil hacer esto. (Hechos 17:31) El Hijo de Dios mismo predijo en su parábola de las ovejas y las cabras que él haría esta misma cosa al tiempo debido.

Con esta parábola el apóstol Mateo termina la profecía que el Señor Jesucristo pronunció en el monte de los Olivos acerca de la “señal” de su presencia (parousía) y la “conclusión del sistema de cosas. ” (Mateo 24:3) En la parábola inmediatamente anterior a ésta, a saber, la parábola de los talentos,” el Señor Jesús ilustró que los discípulos fieles que reinarían con él en su reino celestial tenían que trabajar mientras estuvieran aquí en la Tierra para que hubiera aumento en los “bienes” de él.

Muy apropiadamente, pues, en la subsiguiente parábola él ilustra lo que se requiere de los que hoy viven que han de llegar a ser súbdltos de su reino celestial. Él comienza la parábola diciendo: 4 “Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso 2 OF en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre u glorioso trono. Y todas las naciones serán juntadas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras.

Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda. “—Mateo 25:31-33. 5 Antes de esta parábola, Jesús ya había aludido siete veces a si mismo llamándose “el Hijo del hombre. ” (Mateo 24:27, 30, 37, 39, 44; 25:13 Mod) Puesto que esta designación se usaba con relación al Reino mesiánico, era muy apropiado que se usara aquí. El uso de ella aquí recordaba la profecía de Daniel 7:9, 10, 13, 14, donde leemos: “Se colocaron tronos y el Anciano de Días se sentó. Había mil millares que seguían ministrándole, y diez mil veces diez mil que seguían de pie directamente delante de él. El Tribunal tomó asiento, y hubo libros que se abrieron. Seguí contemplando en las visiones de la noche, y, ipues vea! con las nubes de los cielos sucedía que venía alguien como un hijo del hombre; y al Anciano de Dras obtuvo acceso, y lo presentaron cerca, aun delante, de Aquél. Y a él fueron dados gobernación y dignidad y reino, para que los pueblos, grupos nacionales y lenguajes todos le siNieran aun a él.

Su gobernación es una gobernación indefinidamente duradera que no pasará, y su reino uno que no será reducido a ruinas. ” 7 Aunque fue algo que aconteció en los cielos y nuestros ojos humanos no lo pudieron ver, sin embargo en el año 1914, al fin de los “tiempos de los gent nuestros ojos humanos no lo pudieron ver, sin embargo en el aho 1914, al fin de los “tiempos de los gentiles” (o “los tiempos señalados de las naciones”), el “hijo del hombre” obtuvo acceso al Anciano de Días, Jehová Dios, y allí se le dio al “hijo del hombre” toda aquella “gobernación y dignidad y reino. Así, fue entonces, l fin de los Tiempos de los Gentiles en 1914, que el Señor Jesús como el Hijo del hombre vino acompañado de todos los ángeles y se sentó “sobre su glorioso trono. ” De ese modo nació en los cielos el reino mesiánico de Dios. (Revelación 12:5, 10) Fue una restauracion del reino de David, que anteriormente había regido en Jerusalén pero que había sido derribado por Nabucodonosor el rey de Babilonia en 607 a. de la E. C. De manera que lo que acontecló en el aho 1914 E. C. ue lo contrario de lo que aconteció en 607 a. de la E. C. Ahora, una vez más, un descendiente de David reinaba. En aquel tiempo empezó la “presencia” o parousía del Señor Jesucristo. Por eso, lo que se describe en la parábola de las ovejas y las cabras sucede durante su parousía. Esto incluye el juntar todas las naciones delante de él como el Rey que está presente sobre su trono. Esto era precisamente lo que debería suceder. ¿Por qué? Porque los ‘tiempos señalados de las naciones gentiles’ habían terminado. Lucas 21:24) Por siete “tiempos” proféticos aquellas naciones gentiles habían tenido el dominio de toda la Tierra sin interrupción procedente de ningún reino mesiánico de Dios. Bíblicamente, a Tierra sin interrupción procedente de ningún reino mesiánico de Dios. Bíblicamente, un tiempo profético significa 360 dias o, simbólicamente, años. Ahora habría siete de aquellos ‘tiempos” proféticos. Eso significaba un total de 2. 520 años (7 x 360 años). Por aquel espacio de tiempo las naciones gentiles tuvieron dominio por toda la Tierra.

Durante todo aquel tiempo habían pisoteado el derecho del reino mesiánico de Dios a ejercer gobernación mundial. Contando hacia atrás 2. 520 años desde 1914 E. C. llegamos al año 607 a. de la E. C. Entonces fue que el rey de Babilonia, Nabucodonosor, llegó a ser gobernante undial al derribar la familia reinante del rey David en Jerusalén. —Ezequiel 21:27. 9 Asi los “siete tiempos” de dominación gentil empezaron en 607 a. de la E. C. , y sin embargo pasó más de un año antes que el rey Nabucodonosor de Babilonia tuviera su sueño acerca de aquellos “siete tiempos. (Daniel 4:1 6, 23, 25, 32) Otra cosa: Este sueño tuvo un cumplimiento típico en Nabucodonosor cuando éste enloqueció por siete “tiempos” (años) literales y mascó hierba como un toro en el campo. ¿Significa esto que los “siete tiempos” de dominación gentil no pudieron haber empezado en 607 a. de la E. C. antes del sueño profético? ¿Tenían que empezar originalmente aquellos Tiempos de los Gentiles cuando el rey se recobrara de aquellos siete años de locura? iNo!

Por eso, no sabiéndose el año en que se recuperó, no se exige que los siete tiempos de la dominación gentil del mundo tengan que empezar s OF recuperó, no se exige que los siete tiempos de la dominacion gentil del mundo tengan que empezar originalmente cuando cayó la dinastía de Nabucodonosor en el año 539 a. de la E. C. Si contamos los “siete tiempos” proféticos (2. 520 años) desde que Babilonia cayó ante los medos y persas en 539 a. e la E. C. , entonces esos “siete tiempos” terminarían en el otoño del año 1982 E.

C. , que todavía está en el futuro. Con eso como base, ¿qué sería lo que lógicamente se habría de esperar en aquel año venidero? Lo opuesto de lo que aconteció en 539 a. de la E. C. , a saber, la restauración del trono dinástico del rey Nabucodonosor, la restauración del Imperio Babilónico con un descendiente de Nabucodonosor sobre el trono! 10 Sln embargo, eso es absolutamente contrario a lo que predice la inspirada Palabra de Dios. iLa antigua Babilonia en las márgenes del rio Éufrates ha perecido para siempre!

La dinastía de reyes del rey Nabucodonosor ha sido derribada para siempre. El Imperio Babilónico ha cesado de ser eternamente como la tercera potencia mundial. Pero, ¿qué fue lo que Jehová Dios, cuyo trono representativo estaba en Jerusalén, prometió restaurar? Fue el reino mesiánico en las manos de un descendiente de David lo que el Dios de los cielos prometió restaurar. (Ezequiel 21 :27; Lucas 1:30-33) La desolación de Jerusalén y la tierra de Judá por los babilonios en 607 a. de la E. C. eñaló el derribo del reino mesiánico de David, y por eso esto fue lo que señaló el principio e los “siete tiempos” de la d 6 OF de los “siete tiempos” de la dominación gentil del mundo de la humanidad. Inalterablemente, pues, los 2. 520 años de los Tiempos de los Gentiles empezaron entonces, y, porque empezaron allí, terminaron a principios del otoño del año 1914 E. c. 11 Por eso, el hecho de que el rey Nabucodonosor tuviera sus siete años de locura después que derribó el trono de David en Jerusalén en 607 a. de E. C. sirvió para mostrar cuánto durar[an aquellos Tiempos de los Gentiles, que ya habían comenzado.

Los acontecimientos mundiales han indicado que duraron asta 1914 E. C. 12 En aquel año, cuando terminaron los “siete tiempos” de dominación gentil ininterrumpida del mundo y entonces el “hijo del hombre” fue presentado delante del Anciano de Días, fue el debido tiempo para que el celestial Hijo del hombre obrara en armonía con la invitación profética que se dio en el Salmo Dos, vers[culos siete a nueve: “Déjeseme hacer referencia al decreto de Jehová; él me ha dicho: ‘Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre.

Pideme, para que yo dé naciones por herencia tuya y los cabos de la tierra por posesión tuya propia. Las uebrarás con cetro de hierro, como si fueran vaso de alfarero las harás también Revelación 12:5. “CÓMO EL PASTOR SEPARA LAS OVEJAS DE LAS CABRAS” 13 No es después que el reinante “Hijo del hombre” hace añicos a las naciones en el gran “tiempo de angustia” que él separa a la gente de las naciones como “ovejas” las naciones en el gran “tiempo de angustia” que él separa a la gente de las naciones como “ovejas” y “cabras. Él no llena todo su reinado milenario con la ocupación de separar de ese modo a los habltantes de la Tierra, la gran mayoría de los cuales serán resucitados de sus sepulcros terrestres. Daniel 12:1) La obra de separacion es una actividad que precede al estallido de la “grande tribulación,” en la gran culminación de la cual las naciones son hechas añicos en Har-Magedón. (Mateo 24:21, 22; Revelación 1 6:14, 16; 19:1 5) Así, el juntar todas las naciones ante el Hijo del hombre para que él empiece la obra de separación no incluye la resurrección de los muertos terrestres. 4 El juntar las naciones no significa ponerlas todas juntas en un solo lugar de congregacón en la Tierra, una cosa que no es práctica. Más bien, este juntar se logra cuando el Creador del ielo y la Tierra entrega al Hijo del hombre todas las naciones por su herencia y toda la Tierra hasta las mismas extremidades por su posesión. De manos de Dios él acepta autoridad sobre todas esas naciones, y dirige su atención a todas ellas y usa a “todos los ángeles con él” al tratar con esas naciones.

Así la “gente” de todas las naciones llega a ser su rebaño, hablando figurativamente, pero es como un rebaño en que hay una mezcla de ovejas y cabras. Estos rebaños mezclados son cosa común allá en el Oriente Medio. 15 El separar de las cabras a las ovejas no se hace con descrédito lguno a la clase de animal que son las cabras de las cabras a las ovejas no se hace con descrédito alguno a la clase de animal que son las cabras. En el día de Jesús en la Tierra un macho cabrío joven podía usarse de la misma manera que un cordero en la celebración de la comida pascual que se celebraba anualmente. Éxodo 12:1-5) Además, en el Día de Expiación anual era la sangre de la cabra de Jehová la que era llevada dentro de la cortina al Santísimo del templo para “hacer expiación favor de la entera congregación de Israel. ” (Levitico 16:7-9, 15-17) Por eso, en la parábola, las cabras se usan meramente para epresentar una clase de personas, mientras que las ovejas se usan para representar otra clase; y tal como viene el tiempo en que un pastor separa las dos clases de animales, así durante la parousia del Hijo del hombre y antes de la “grande tribulación” viene el tiempo de separar las dos clases de personas. 6 por supuesto, el separar ovejas y cabras de un rebaño literal pudiera lograrse en parte de un día, pero tomaría mucho más tiempo el separar por toda la Tierra como ovejas y cabras a personas que tienen libre albedrío. Este hecho, en sí mismo, exige que la palabra griega parousía signifique “presencia” más bien ue ‘Venida” o “llegada. ” 17 En la parábola, la separación se efectúa tomando como base el hecho de que los animales son de dos clases diferentes, y un pastor no querría leche de cabra mezclada con leche de oveja para usos en la casa.

El pelo de la primera clase de esos animales difiere también del de la o oveja para usos en la casa. El pelo de la primera clase de esos animales difiere también del de la otra clase, y éstos no se habían de mezclar. (Levítico 19:19; Deuteronomio 22:1 1; Éxodo 36:14; proverbios 27:27) En el cumplimiento de la parábola, la separación de la gente se basa en la diferencia de personalidades línea de conducta o proceder. una personalidad necesita tiempo para desarrollarse plenamente, y una línea de conducta se edifica de una serie de acciones que llegan a ser lo que la persona efectúa con regularidad.

Por lo tanto se necesita un per[odo más largo antes que se pueda juzgar en cuanto a la personalidad fija y la conducta habitual invariable de una persona. Esto exige que se permita tiempo antes que se pueda pronunciar una sentencia justa e irrevocable y ejecutarla en la persona. No es asunto de un día de veinticuatro horas. 18 En la parábola el Hijo del hombre semejante a pastor pone su derecha los que son como ovejas y a su izquierda los que son como cabras.

El lado a mano derecha resulta ser el lado de sentencia favorable, y el lado a mano izquierda el de sentencia desfavorable. Este resultado hace que la situación sea una situación seria para las personas de todas las naciones de hoy. La cuestión acerca de la cual cada individuo tiene que tomar su decisión es: ¿Estoy ganándome el favor o el disfavor del Hijo del hombre que ahora está sentado sobre su glorioso trono celestial, atendido por todos los ángeles? Inescapablemente, cada individuo será llamado a cu