Analisis Rusbely

Analisis Rusbely gy rusbeml cbenpanR 16, 2016 4 pagos Venezuela hoy es un país desgastado por los malos políticos que le han gobernado durante muchos años, que como herencia le están dejando la peor crisis económica que haya tenido la República en toda su historia. No hay forma de explicar cómo el país con las mayores reservas petroleras probadas del mundo ha caído en su actual situaclón.

La llamada revolución socialista del siglo XXI ha sido la mayor estafa realizada a la ilusión del pueblo venezolano, presentándose como un modelo alternativo ante el decadente bipartidismo e finales del siglo pasado, y terminó siendo más de lo mismo. Ya han transcurrido 16 años y los males del pasado: pobreza, corrupción, violencia, autoritarismo, inflación, ineficiencia publica, entre otros; se han acentuado con mayor gravedad y peor aún, para el país sigue existiendo un bi artidismo de hecho, pues las Sv. peto iew nut*ge Swp to page formulas polítlcas sig dos polos sin posibili Difícilmente habrá al defender que el actu en Venezuela, ha sid ora en au ierno y oposicion – um os de peso logre mico implementado elo evidentemente racasado y asf lo refleja la realidad del país. Pero ¿Por qué se ha sostenido en el tiem tiempo? ¿Qué hace que el chavismo siga siendo gobierno?

Quizás los analistas políticos tengan varias tesis para intentar explicarlo, pero sin duda alguna dentro de todas las variables posibles debería salir a relucir la falta de una «alternativa» política distinta, que tenga como atributo diferencial un proyecto de país que genere la confianza que hoy no se vislumbra por ninguna parte. ¿Es el proyecto de la MUD una alternativa?

Un cuestionamiento que va más allá de la simple retórica de un iudadano común, todas las encuestas al día de hoy reflejan que la popularidad del gobierno nacional no llega al 20%, lo que en un pais distinto haría suponer que la oposición seria gobierno en las próximas elecciones. Pero ¿Por qué esas mismas encuestas slguen sin reflejar que la confianza en la MUD ha crecido? ¿Qué sucede con el liderazgo de ese sector que no canaliza el descontento nacional?

Puede haber múltiples respuestas y sin duda todas tocarán el tema de que los intereses partidistas e individuales siguen sobrepuestos por los del pa[s, sus l[deres no encuentran conexión on los ciudadanos y lo que es peor no tienen un modelo alternativo que ofrecer, porque en los pocos espacios donde los integrantes de la MUD son gobierno (gobernaciones y alcaldías) han descuidado sus funciones, hoy ningún estratega de marketi gobierno (gobernaciones y alcaldías) han descuidado sus funciones, hoy ningún estratega de marketing político podría usar esos espacios como proyección de la Venezuela que se anhela.

Lo que sin duda alguna debería invitar a reflexionar a sus miembros: ¿Es la MUD una real alternativa? Y como es tradición sus voceros al recibir críticas dirán que es n sector de la «anti política» que les está adversando, pero la realidad es que los indicadores están reflejando que la sociedad está asqueada y cansada de los malos polticos y espera que esos dirigentes que aun conservan algo de liderazgo «despierten», se evalúen y se transformen en una fórmula que realmente genere confianza por sus propias virtudes y no tengan que salir a buscar y depender del voto «castigo». ues no se puede seguir sometiendo a los ciudadanos a elegir entre los males, el menos malo. Ciudadan@s Comprometidos… Desde el inicio de las primeras civilizaciones el compromiso de un individuo ha estado en transformar su entorno y las condiciones del mundo donde habita.

Venezuela hoy requiere que se produzca un giro histórico, este país necesita reencontrar la confianza y encaminarse a una transformación social que conduzca a los ciudadanos a quererse, a valorarse a si mlsmos, a encontrar una identidad distinta, mucho más libre, más plural, fre 3Lvf4 valorarse a sí mismos, a encontrar una identidad distinta, mucho más libre, más plural, frente a una etapa de oscurantismo y traso. La sociedad venezolana ha tenido puntos de referencia, que han producido importantes cambios históricos.

Ahora le toca a todos sus ciudadanos: estudiantes, académicos, empresarios, personas de a pie, jóvenes de esta generación hacerse el guión y afrontar con creatividad, con voluntad, con consistencia y trabajo el reto que la República tiene por delante. El ciudadano venezolano está obligado a entender que el problema no es la «poltica», sino «elegir bien» a los polticos que son quienes toman las decisiones que van a guiar el destino de ste país.

Venezuela requiere una nueva y mejor clase política que inspire confianza, que genere respeto y que asuma sus responsabilidades al dirigir. Lideres que se conecten con las necesidades de la sociedad, que enfrenten los retos que hoy se deben afrontar, que logren crear puentes y promover una alianza entre gobierno, sector privado, universidades y ciudadanos para planificar e implementar con autentico compromiso las políticas que saquen al pais del atraso en el que lo han sumergido y lo lleven con la colaboración de todos al verdadero progreso